Campaña informativa del IFT sobre la nueva forma de marcación telefónica que regirá en México a partir del 3 de agosto de 2019. Imagen: Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT)

El 3 de agosto entrará en vigor la marcación a 10 dígitos en llamadas telefónicas fijas y móviles y desaparecerán los prefijos 01, 044 y 045. Será más sencillo llamar por teléfono, pero lo que es más fácil de hacer no necesariamente es fácil de comunicar. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) lidera la campaña pero falta información, el regulador no ha tenido apoyo para que la implementación sea exitosa y aprobó modificaciones que confunden.

La marcación a 10 es importante porque en algunos estados de México la numeración está en niveles críticos, lo cual compromete la continuidad del servicio. El IFT, en lugar de incrementar los números a marcar en aquellas entidades con numeración “agotada” (como ha ocurrido en otros países), fue más ambicioso y optó por cambiar toda la numeración en todo el país. Sin numeración los operadores no pueden vender líneas, los hogares y los negocios no pueden contratar servicios ni comunicarse, lo cual afecta su derecho de acceso a las tecnologías y atenta contra el servicio público de telecomunicaciones.

La idea de la marcación a 10 es que, si usted cambia de domicilio, pueda llevarse su número telefónico fijo a cualquier entidad del país, siempre y cuando exista infraestructura disponible. Además, cada vez es más común que los operadores incluyan paquetes con llamadas ilimitadas a números fijos y móviles, por lo que el usuario no percibe la diferencia.

Sin embargo, existe opacidad en las tarifas. Si usted pertenece al selecto 16.82% de usuarios que tiene un plan móvil pospago, no tiene nada de qué preocuparse porque es probable que tenga llamadas ilimitadas y un recibo telefónico con el detalle de las mismas. Pero si usted forma parte del 83.18% de la población que tiene un contrato móvil prepago, no sabrá si paga por llamar a un numero fijo o móvil, pues existen tarifas diferenciadas. Lo anterior atenta contra el derecho a tener información clara y oportuna y al “desglose por separado de la parte que corresponda a las tarifas por los servicios contratados”, como se lee en la Carta de derechos mínimos de los usuarios de los servicios de telecomunicaciones.

A partir del 3 de agosto, México tendrá una nueva forma de marcación telefónica. Imagen: Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT)

Debido a que llamar a números celulares es más caro que llamar a fijos, algunas empresas todavía bloquean la marcación a teléfonos celulares. A partir del 3 de agosto no habrá diferenciación, pero el IFT no ha informado a los negocios qué implicaciones tendrá para ellos la nueva marcación. Estas mismas empresas tendrán que invertir en nuevos routers para la identificación de llamadas y su enrutamiento, pero nadie les ha avisado. ¿Debemos editar nuestra agenda de contactos en el móvil? ¿Qué pasará con los números de WhatsApp?

En un webinar impartido por el comisionado del IFT, Javier Juárez Mojica, se menciona que los usuarios podrán consultar en un sitio web, imposible de memorizar (https://sns.ift.org.mx:8081/sns-frontend/), el tipo de red (fija o móvil) del número a marcar. ¿En verdad el IFT espera que, ante la premura de marcar un número, previamente busquemos y visitemos un portal de Internet para saber si el número es fijo o móvil? ¿Ignora la brecha digital, que existen comunidades y personas sin acceso a Internet o que consumirían su saldo?

La marcación a 10 es más relevante y compleja que la sintonización de los televisores después del apagón analógico. Existen 20.9 millones de líneas de telefonía fija y 118.6 millones de telefonía móvil, por lo que todos los usuarios debemos estar debidamente informados. Eso supera por mucho el desafío de la campaña de sintonización de la TDT que involucraba 32.6 millones de hogares en 2015.

No sólo los habitantes en México deben estar enterados; la nueva marcación también impacta a quienes llaman desde el extranjero porque deben eliminar el número 1 al marcar hacia México. ¿Está prevista una campaña para los connacionales en Estados Unidos? En 2014, 20,000 millones de minutos cursaron de Estados Unidos a México (FCC). El 98% del tráfico de Larga Distancia Internacional es entre México, Estados Unidos y Canadá.

También existe discriminación en la comunicación de los mensajes. Es público que el IFT ha dirigido su campaña primordialmente a jóvenes y adultos, pero se olvidó de los adultos mayores, quienes enfrentan dificultades para comprender, asimilar y realizar la nueva marcación. La campaña del IFT es excluyente de ese sector de la población que posee menos habilidades tecnológicas, que utiliza más el teléfono fijo y una agenda física. Llama la atención que al IFT se le olvide que el acceso a los servicios públicos de telecomunicaciones es un derecho fundamental universal, y que no puede discriminar.

La reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011 advierte que “todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad”; y que “queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidades o condición social”.

Existen datos demográficos que el IFT ignora, a pesar de que los publica en estudios como el Uso de las TIC y actividades por Internet en México, pero no están reflejados en una comunicación social focalizada. 76% de la población tiene un nivel educativo hasta preparatoria, por lo que hay que hacer una intensa alfabetización. Los hombres de 54 a 64 años son los de mayor probabilidad de tener un celular convencional. Mientras que un hombre de 65 años o más tiene 0.7% probabilidad de utilizar un smartphone.

Utilizando los tiempos oficiales en radio y televisión, la Dirección General de Radio y Televisión de la Secretaría de Gobernación ha pautado algunos spots, pero insuficientes para conocer las implicaciones de la marcación. Las dependencias del gobierno y los medios comerciales y públicos no son ajenos a la nueva marcación: deberían apoyar más la difusión de la campaña y el éxito de la regulación.  

La cereza del pastel es la modificación que propio IFT hizo al Plan Técnico Fundamental de Numeración 1996-2018, publicada 18 días antes de la entrada en vigor de la marcación a 10. La modificación dice que “a partir de la entrada en vigor del Plan, los Proveedores de Servicios de Telecomunicaciones deberán ofrecer a sus usuarios la convivencia de la marcación nacional uniforme a 10 dígitos con las marcaciones locales a 7 u 8 dígitos y las marcaciones que utilizan los prefijos 01, 044 y 045, durante un plazo improrrogable de un año contado a partir del 3 de agosto de 2019”. Cabe aclarar que desde 1996 está contemplada la marcación a 10 números.

Lo anterior significa que la marcación a 10 no inicia plenamente el 3 de agosto de 2019 sino hasta el 3 de agosto de 2020, porque un año habrá “convivencia” con los prefijos y la marcación local actuales. O sea, todo sigue igual. ¿Quién los entiende? El esfuerzo, campaña y la comunicación social tendrá que repetirse dentro de un año, para ahora sí preparar a la población. El IFT olvida que estamos en tiempos de austeridad y tendrá que destinar otro gasto para recordar, ahora sí, la eliminación de los prefijos. En un año volveremos a escuchar de la marcación a 10, ahora sí en serio. Ojalá la planeación, coordinación, el apoyo, la comunicación y la estrategia sean mejores.

Jorge Bravo es analista de medios y telecomunicaciones.

Twitter: @beltmondi

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook