Hace tiempo comenté aquí sobre la concesión de tipo social que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) otorgó a la organización civil de pensamiento y nombre religioso La Visión de Dios. Para obtener esa concesión, la organización civil presentó las características generales del proyecto y acreditó su capacidad técnica, económica, jurídica y administrativa.

Mediante una solicitud de información al IFT, hoy podemos conocer mejor el objeto social de La Visión de Dios, su proyecto, un día de su programación y los contenidos que trasmite, también el equipo que utiliza para transmitir e incluso su forma de financiamiento. Aunque es una concesión de tipo social sin fines de lucro, el IFT ocultó información referente al costo del equipo de transmisión y el monto de las donaciones mensuales.

La Visión de Dios operauna estación de radio en el 101.9 FM de la localidad de Chichi Suárez, en Mérida, Yucatán, una comunidad de 892,000 habitantes (2015). El nombre de la estación es Nueva Vida y su eslogan es “La radio de la familia”. El horario de transmisión es de 05:00 a 24:00 horas de lunes a domingo.

La transmisión inicia con el Himno Nacional y después “música que conforte nuestro despertar diario”. De 6 a 7 es el noticiero de la mañana. La siguiente hora se escucha un “mensaje positivo de diversos artículos de motivación personal”. De 8 a 9 se transmite “Vida de casados”, con el rol del hombre y de la mujer en el matrimonio, o bien “Libere su potencial”, para activar, estimular y liberar la riqueza de nuestro potencial. De 9 a 10 “De mujer a mujer” con entrevistas. Y de 10 a 11 “Restauremos familias”, con consejeros familiares, psicólogos, abogados y la participación del público.

Territorio de la localidad Chichi Suárez, en Mérida, Yucatán.

El objeto social de La Visión de Dios según su acta constitutiva es:

“orientación social en materia de salud, familia, alimentación, la atención o la prevención de la violencia intrafamiliar, rehabilitación de personas que han realizado conductas ilícitas, buscar el fomento cultural, científico y educativo, sin fines de lucro”.

Los tres asociados son Rebeca Chan Cámara (Presidenta), Roger Alberto Pérez Chan y Agustín Pérez Pascual.

La programación de 12 a 13 presenta “Labor social por la comunidad”, con la presencia de viudas, niños, huérfamos y personas en pobreza extrema. La siguiente hora se transmite música inspiracional. A las 14 horas inicia “Escuela para padres”, consejería para padres que deseen dirigir a sus hijos. De 15 a 16 es “Terapia grupal” con invitados especiales, psicólogos y profesores educativos. “ADN Sport” ocupa la siguiente hora.

Según se lee en la Justificación del proyecto, el objetivo de la emisora Nueva Vida es “contribuir con la difusión de información y orientación para inculcar y promover valores morales y familiares con el propósito de erradicar las problemáticas sociales que afectan en la actualidad a la comunidad” de Chichi Suárez.

La barra programática de Nueva Vida busca

“estimular el desarrollo positivo y el progreso de los habitantes mediante el conocimiento y entendimiento de sus necesidades tanto en el ámbito cultural, social, de salud, educativo y de bienestar general”.

La emisora Nueva Vida

“buscará la coordinación con instituciones públicas y/o privadas como escuelas o universidades, o instituciones o asociaciones que tengan como objetivo afín valores altruistas en materia de salud, cultura, educación, rehabilitación o de prevención de la violencia intrafamiliar, a fin de reafirmar los valores éticos y morales que contribuyan a la unión familiar y el arraigo regional”.

De 17 a 18 horas se transmiten contenidos infantiles como “El carácter en niños y jóvenes” con invitados especiales, psicólogos y profesores. Las siguientes dos horas hasta las 20 se transmite “El noviazgo”, un espacio de diálogo de temas actuales y de interés para jóvenes. De 20 a 21 es la hora de “Consejería de hombre a hombre” o “Espíritu de liderazgo”, porque atrapado dentro de cada ser humano hay un líder escondido.

Las problemáticas que busca erradicar La Visión de Dios son:

“la desintegración de la familia, el alto índice de suicidio en jóvenes, la depresión, el alcoholismo, las adicciones, embarazos prematuros y problemas de sexualidad”.

Los programas son conducidos por especialistas, psicólogos, conocedores, orientadores y profesionistas especializados en la orientación para la disminución o erradicación de cada problemática real de la comunidad.

El contenido programático

“pretende orientar a niños y jóvenes para que desarrollen fuerza psicológica que les permita salir adelante en sus vidas, asimismo promover la unión familiar, una mejor convivencia con su círculo social, inculcar valores y transmitir educación y cultura”.

Los contenidos están preparados para

“fomentar valores morales y familiares, orientación en el matrimonio, educación sexual, labor social, apoyo a la mujer, escuela para padres, terapia grupal, orientación de niños y jóvenes”.

A las 21 horas inicia “Cerrando el día” con cápsulas reflexivas y después música latina. De 22 a 23 vuelve a transmitirse “Vida de casados”. A las 23 horas se escucha música en inglés y la programación cierra a las 23:55 con el Himno Nacional. El 43% del contenido es especializado, 44% musical y 12.5% informativo.

La capacidad técnica la demostró con una cotización de la empresa Audio Radiofrecuencia e Ingeniería, con 28 años de experiencia, proveedora de los grupos radiofónicos más grandes del país. La Visión de Dios utilizará como infraestructura:

  • un transmisor de FM marca Gates Air de 2 KW con posibilidad de operar en modo analógico, digital o híbrido
  • antena de FM Dielectric compatible con IBOC
  • procesadores de audio Omnia
  • una consola de ocho canales AXIA
  • torre de 80 metros de altura

El IFT tachó el monto de la cotización, como si una concesión de tipo social fuera un secreto industrial.

Para acreditar la capacidad económica, La Visión de Dios exhibió un presupuesto inicial con el monto también tachado por el IFT, así como

“10 cartas económicas por parte de 10 personas físicas diferentes que se han sumado a la labor altruista, al ser afines a la labor de urgencia que se requiere para resolver las problemáticas sociales de la comunidad de Chichi Suárez”.

El monto mensual de cada una de las 10 cartas también fue tachado por el IFT, olvidando que se trata de una concesión de uso social sin fines de lucro, no de inversiones que amparen un modelo de negocio. Así opera, se organiza y se financia una organización civil de pensamiento religioso, y así transmite sus valores.

Jorge Bravo es presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi)

Twitter: @beltmondi

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook