Hermes Trismegisto, autor del Kibalión, en un mosaico de la Catedral de Siena. Foto: Wikimedia Commons

El Kybalión es un documento de 1908 atribuido a “los tres iniciados” que, a su vez, fueron transmisores de la “verdad” de Hermes Trimesgisto, un alquimista místico del Egipto antiguo, “maestro de maestros” que, se dice, fue contemporáneo de Abraham. El Kybalión contiene siete principios herméticos inmutables, imperecederos, permanentes, eternos, actuales. Estos principios requieren ser comprendidos por los elegidos, por quienes estén preparados para ello, por quienes deseen escuchar.

1. Principio de mentalismo. “El todo es mente; el universo es mental.” La autoridad puede imaginar políticas públicas y regulaciones para el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y el ecosistema digital. Aún lo que no se ve, como la brecha digital, la sociedad de la información o un México plenamente conectado, existe, es posible. Por ejemplo, existen 34.2% de mexicanos que al término de 2018 todavía no tenía acceso a Internet, según la más reciente Encuesta sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación en los Hogares (ENDUTIH) del Inegi.

El mentalismo habilita al individuo (al gobierno, las instituciones, las empresas) para aplicar lo que piensan para su bienestar y desarrollo. Somos lo que pensamos. Tenemos que seguir pensando en cómo conectar a todos los mexicanos, porque ellos existen y también requieren el conocimiento para salir adelante.

2. Principio de correspondencia. “Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.” Todo tiene su correspondencia, es dual, no está aislado. A todo servicio corresponde una contraprestación, como la interconexión. Al espectro caro corresponde despliegues lentos. Al espectro barato corresponde coberturas amplias y veloces. A la autoridad le corresponde tutelar derechos fundamentales, regular mercados (no obstruirlos) y velar por el interés público. A los operadores les corresponde invertir, ofrecer servicios asequibles y de calidad.

3. Principio de vibración. “Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.” Todo está en movimiento y nada permanece inmóvil. Este principio aplica para la materia, la mente y el espíritu… para las leyes, la regulación asimétrica y las inversiones. Las personas, los dispositivos y los servicios son móviles. Las redes robustas de fibra óptica habilitarán servicios móviles eficientes. El milagro de la comunicación y, ahora, de la conectividad, es móvil. El 93.4% de los usuarios que se conectaron a Internet en 2018 lo hicieron desde un smartphone, pero sólo existen 69.6 millones de teléfonos inteligentes. La comunicación móvil ha transformado realmente las actividades productivas y cotidianas de las personas, las industrias, los gobiernos. Somos nómadas, ubicuos.

4. Principio de polaridad. “Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos.” Todo tiene su contraparte, siempre existen dos aspectos, dos “opuestos”, dos extremos que se repelen pero al mismo tiempo se aproximan: el preponderante y los competidores, el regulador y los operadores, las empresas y sus usuarios, los radiodifusores y sus audiencias, las autoridades y los analistas; la Subsecretaría de Comunicaciones, la Estrategia Digital Nacional y el Instituto Federal de Telecomunicaciones. El México conectado y el México desconectado…

5. Principio del ritmo. “Todo fluye y refluye; todo tiene sus periodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo.” La reforma constitucional en materia de telecomunicaciones fue un avance y la legislación secundaria un retroceso. El artículo 131 de la ley fue un retroceso, la sentencia de la Suprema Corte que lo invalidó un avance. El derecho fundamental de acceso a las TIC es un avance, la preponderancia es un retroceso porque lo invalida. El reconocimiento de los derechos de las audiencias fue un avance, la resolución del IFT para no interponer una controversia constitucional un retroceso…

Autoridades ascienden, autoridades caen. Comisionados entran henchidos de compromiso; salen colmados de asignaturas pendientes. Adentro descubren dificultades para actuar, afuera los retos que hacen falta. Adentro son discretos; afuera se convierten en activistas. Adentro quieren imponer obligaciones, afuera defienden derechos. Adentro son especialistas, afuera, consultores. Adentro los acompaña un séquito perenne, afuera experimentan la soledad…

6. Principio de causa y efecto. “Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa.” Nada ocurre casualmente, no existe la suerte o la casualidad. Los efectos de la competencia son precios más bajos, mejor calidad, una oferta más amplia de productos y servicios, innovación y la posibilidad de competir en mercados globales. Los efectos de la preponderancia son menos inversiones y menos mexicanos conectados en zonas donde las redes ya no pueden crecer.

7. Principio de generación. “La generación existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino.” De los 74.3 millones de usuarios de Internet en 2018, 51.5% fueron mujeres y 48.5% fueron hombres.

El milenario Kybalión dice que los siete principios son inevitables porque son ley y siempre se les puede utilizar a nuestro favor. Pensemos, correspondamos, vibremos, aproximémonos, avancemos, actuemos, incluyamos…

Jorge Bravo es analista de medios y telecomunicaciones.

Twitter: @beltmondi

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook