La primera foto muestra a los 142 miembros del personal de Redacción de The Denver Post en el lobby del periódico el 15 de mayo de 2013. La foto de más abajo expresa “el número de víctimas que los despidos y la rotación constante han tenido en el personal en los últimos cinco años”.

El homenaje de The Denver Post a los compañeros despedidos de la Redacción

El homenaje de The Denver Post a los compañeros despedidos de la Redacción.

The Denver Post realizó un homenaje a los reporteros, editores, fotógrafos, videógrafos, diseñadores, productores digitales y articulistas que han dejado el periódico en los recientes cinco años, como consecuencia de las dinámicas financieras aplicadas por el controlador de ese medio, el fondo de cobertura Alden Global Capital, y que han incluido una serie de recortes de personal.

“Un periódico emblemático como The Denver Post juega un papel críticamente importante en su ciudad y el estado: proporciona un registro público de lo bueno y lo malo, sirve como un vigilante contra la corrupción pública y privada, brinda una oferta libre de ideas y posiciones políticas como un foco reflexivo y protector —además de responsable— de los valores y las metas de una comunidad. Una organización de noticias como The Denver Post debe ser vista, especialmente por nuestro dueño, como una institución pública necesaria para el mantenimiento de nuestro gran experimento democrático”, escribió el equipo de The Denver Post en un editorial publicado el 6 de abril.

El homenaje ha sido considerado como una “rebelión” del equipo editorial, con la premisa de que laboralmente nada tiene que perder. En 2009 cerró sus operaciones el diario Rocky Mountain News, la otra cabecera insignia de Colorado, lo que dejó a la ciudad con un solo periódico, el Post, que hoy se encuentra en peligro si no de desaparecer, sí de mermar su capacidad de producción. “Si Alden no está interesado en hacer buen periodismo con el Post, entonces debería vender el periódico”, añadió el editorial del Post.

Alden Global Capital es propietario de Digital First Media, controladora del Post y uno de los mayores grupos de periódicos en Estados Unidos. El Post califica a Alden como un “capitalista buitre” que ha reducido la calidad y la oferta de los medios que administra, a partir de una narrativa que engaña con la supuesta invialibilidad económica de los periódicos impresos. La organización civil Together for Colorado Springs está recaudando fondos para comprar The Denver Post, reportó The New York Times, como una medida para salvar un medio “vital” para el estado de Colorado.

El analista de medios Ken Doctor calcula que Alden Global Capital está trabajando para obtener márgenes de beneficio mayores a 20% “Sí, el Post es rentable, un hecho que no encaja convenientemente en la narrativa de de que todas las publicaciones impresas son de alguna manera responsables de su propia desaparición”, escribió Colin St. John en Esquire.

En el caso mexicano, existen diferencias en las condiciones de la industria periodística local con la estadounidense, sobre todo en materia de financiamiento a través de recursos públicos (la llamada publicidad oficial), y que la situación laboral de muchos periodistas es de precariedad, lo que desincentiva la defensa colectiva de derechos. Pero no deja de ser relevante la manera como el equipo de The Denver Post ha salido a proteger su fuente de trabajo como una herramienta de servicio público necesaria para su comunidad.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook