"La línea entre lo público y lo privado se ha ido difuminando en la última década, tanto en línea como en la vida real, y Alessandro Acquisti está aquí para explicar qué significa esto y por qué es importante. En esta charla sugerente y un poco escalofriante, comparte detalles de las investigaciones recientes y en curso; presenta un proyecto que muestra lo fácil que es cotejar la foto de un extraño con su información personal", explica la presentación de TED para la charla que Acquisti, privacy economist, ofreció en junio de 2013.

Y aquí algunos links a su obra académica:

La transcripción de la charla de Acquisti en TED

Quiero contarles una historia que conecta el célebre incidente de privacidad que involucró a Adán y Eva, y el cambio notorio de los límites entre lo público y lo privado ocurrido en los últimos 10 años. Ya conocen el incidente. Adán y Eva, un día en el Jardín del Edén, se dan cuenta de que están desnudos. Se asustan. Y el resto es historia. Hoy en día, Adán y Eva probablemente actuarían diferente.

Revelamos mucha más información personal en línea que nunca antes, y las empresas recolectan mucha más información sobre nosotros. Podemos ganar mucho y beneficiarnos del análisis masivo de esta información personal, o "big data", pero también hay un precio grande que pagar en términos de privacidad en contraprestación. Mi historia trata de esas contraprestaciones.

Empecemos con un verdad que, en mi opinión, se ha hecho cada vez más evidente en los últimos años: toda información personal puede volverse sensible. En el año 2000, se tomaron unos 100,000 millones de fotos en el mundo, pero solo una ínfima parte de ellas se subíeron a la Web. En el 2010, solo en Facebook, en un solo mes, se subieron 2,500 millones de fotos, la mayoría identificadas. En el mismo lapso de tiempo, la capacidad de las computadoras para reconocer personas en las fotos mejoró en tres órdenes de magnitud.

¿Qué ocurre cuando uno combina estas tecnologías: aumento de la disponibilidad de datos faciales; mejora en el reconocimiento facial informático; y también la computación en la nube, que nos da a todos los presentes en la sala el poder computacional que hace unos años estaba disponible solo para agencias gubernamentales; y la computación ubicua, que le permite a mi móvil, que no es una supercomputadora, conectarse a Internet y tomar allí cientos de miles de medidas faciales en unos pocos segundos? Bueno, pensamos que el resultado de esta combinación de tecnologías será un cambio radical en nuestras nociones de privacidad y anonimato.

Para comprobarlo hicimos un experimento en el campus del Carnegie Mellon. Le pedimos a los estudiantes que pasaban por allí que participaran en un estudio, les tomamos una foto con una cámara web y les pedimos que completaran una encuesta en el portátil. Mientras completaban la encuesta, subimos la foto a un clúster de computación en la nube, y usamos un reconocedor facial para cotejar esa foto con una base de datos de cientos de miles de imágenes que habíamos bajado de perfiles de Facebook. Para cuando el sujeto llegaba al final de la encuesta, la página se había actualizado en forma dinámica con las 10 fotos encontradas por el reconocedor que mejor concordaban, y le pedímos al sujeto que indicara si se encontraba en la foto.

¿Ven al sujeto? Bueno, la computadora sí, y de hecho, reconoció 1 de cada 3 sujetos. En esencia, podemos partir de un rostro anónimo, en disco o en la web, y usar el reconocimiento facial para ponerle nombre a ese rostro anónimo gracias a las redes sociales. Pero hace unos años hicimos algo más. Partimos de datos de redes sociales, los combinamos estadísticamente con datos de la seguridad social del gobierno de EE.UU. y terminamos prediciendo los números de la seguridad social, que en Estados Unidos son una información extremadamente sensible. ¿Ven a dónde quiero llegar con esto?

Si combinan los dos estudios, entonces la pregunta pasa a ser: ¿Podemos partir de un rostro y mediante reconocimiento facial, hallar un nombre e información pública sobre ese nombre y esa persona, y a partir de esa información pública inferir información no pública, mucho más sensible, para luego asociarla a aquel rostro? La respuesta es sí se puede, y lo hicimos. Por supuesto, la precisión va desmejorando a cada paso. [Se identificó el 27% de los 5 primeros dígitos del SSN de los sujetos (con 4 intentos)] Decidimos incluso, desarrollar una app para iPhone, que usa la cámara interna del móvil para tomar una foto del sujeto y subirla a la nube, y luego hacer lo que les describí en tiempo real: cotejarla, encontrar información pública, tratar de inferir información sensible, y luego enviarla nuevamente al móvil para ser superpuesta en el rostro del sujeto, un ejemplo de realidad aumentada, quizá un ejemplo escalofriante de realidad aumentada. De hecho, no desarrollamos la app para que estuviera disponible, sino como una prueba de concepto.

Incluso tomamos estas tecnologías y las llevamos al extremo lógico. Imaginen un futuro en el que los extraños que los rodeen los miren con sus gafas Google o, algún día, con sus lentes de contacto, y usen 7 o 8 datos de ustedes para inferir todo lo demás que pueda saberse. ¿Cómo será ese futuro sin secretos? ¿Debería importarnos? Nos gustaría creer que un futuro con tanta riqueza de datos sería un futuro sin más prejuicios, pero, de hecho, contar con tanta información no significa que tomaremos decisiones más objetivas. En otro experimento, presentamos a nuestros sujetos información sobre un potencial candidato laboral. incluimos algunas referencias a cierta información totalmente legal, divertida pero un poco embarazosa, que el candidato había publicado en línea. Curiosamente, entre nuestros sujetos algunos habían publicado información similar y otros no. ¿Qué grupo creen que mostró propensión a juzgar con más severidad a nuestro sujeto? Paradójicamente, fue el grupo que había publicado información similar, un ejemplo de disonancia moral.

Quizá estén pensando que eso no los afecta a ustedes porque no tienen nada que ocultar. Pero, de hecho, la privacidad no tiene que ver con tener algo negativo que ocultar. Imaginen que son el director de RR.HH. de cierta empresa, que reciben unas hojas de vida y deciden buscar más información sobre los candidatos. Entonces, googlean sus nombres y en determinado universo encuentran esta información— O en un universo paralelo, encuentran esta información. ¿Creen que todos los candidatos tendrían con ustedes la misma oportunidad de ser llamados para una entrevista? Si piensan que sí, entonces no son como los empleadores de EE.UU. ya que, de hecho, en algún punto de nuestro experimento hicimos exactamente eso.

Creamos perfiles de Facebook, manipulamos los rasgos, y luego empezamos a enviar hojas de vida a empresas en EE.UU., y detectamos, monitoreamos, si estaban buscando información de nuestros candidatos, y si actuaban con base en la información que encontraban en los medios sociales. Y lo hicieron. Se discriminó con base en los medios sociales a candidatos con iguales habilidades. Los vendedores quieren que creamos que toda la información sobre nosotros siempre será usada a nuestro favor. Pero piensen de nuevo. ¿Por qué habría de ser siempre así?

En una película de hace unos años, Minority Report, en una escena famosa Tom Cruise camina por un centro comercial rodeado de publicidad holográfica personalizada. La película transcurre en el 2054, dentro de unos 40 años, y aunque la tecnología luce emocionante, subestima en mucho la cantidad de información que las organizaciones pueden recolectar sobre nosotros, y la forma de usarla para influir en nosotros de maneras imperceptibles. Como ejemplo, está este otro experimento que estamos haciendo y que todavía no terminamos.

Imaginemos que una organización tiene acceso a tu lista de amigos de Facebook, y mediante algún tipo de algoritmo puede identificar sus dos mejores amigos. Que luego crean, en tiempo real, un rostro compuesto de estos dos amigos. Estudios previos al nuestro han demostrado que las personas no se reconocen ni a sí mismas en rostros compuestos, pero reaccionan a esas composiciones de manera positiva. Y entonces, la próxima vez que busquen algún producto y que haya una publicidad sugiriéndoles que lo compren, no será un vendedor común. Será uno de sus amigos, y ni siquiera sabrán lo que está pasando. El problema es que los mecanismos que tenemos en la política actual para la protección contra los abusos de la información personal son como llevar un cuchillo a un tiroteo. Uno de estos mecanismos es la transparencia, decirle a las personas lo que uno va a hacer con sus datos. En principio, eso es algo muy bueno. Es necesario, pero no es suficiente. La transparencia puede estar mal dirigida.

Uno puede contarle a la gente lo que hará, y luego empujarlos a revelar cantidades arbitrarias de información personal. Por eso en un experimento más, este con estudiantes, les pedimos que nos dieran información sobre su comportamiento en el campus, formulándoles preguntas tan sensibles como estas. [¿Alguna vez te copiaste en un examen?] A un grupo de sujetos les dijimos: "Solo otro grupo de estudiantes verá sus respuestas". A otro grupo de sujetos les dijimos: "Sus respuestas serán vistas por estudiantes y profesores". Transparencia. Notificación. Y por supuesto, esto funcionó, en el sentido de que el primer grupo de sujetos fue mucho más propenso a revelar información que el segundo. Tiene sentido, ¿no? Pero luego añadimos un distractor. Repetimos el experimento con los mismos dos grupos, esta vez añadiendo una demora entre el tiempo en que le dijimos a los sujetos cómo usaríamos sus datos y el tiempo en que empezamos a [formular] las preguntas.

¿Cuánta demora creen que tuvimos que añadir para anular el efecto inhibidor de saber que los profesores verían sus respuestas? ¿10 minutos? ¿5 minutos? ¿1 minuto? ¿Qué tal 15 segundos? Quince segundos fueron suficientes para que ambos grupos revelaran la misma cantidad de información, como si al segundo grupo no le importara más que los profesores leyeran sus respuestas. Tengo que admitir que esta charla hasta ahora puede sonar en extremo negativa, pero esa no es mi intención. De hecho, quiero compartir con Uds. las alternativas que hay. La forma en que hacemos las cosas ahora no es la única forma de hacerlas, y ciertamente no es la mejor forma en que pueden ser hechas. Cuando alguien les diga: "La gente no se preocupa por la privacidad", piensen si el juego no ha sido diseñado y manipulado para que no se preocupen por la privacidad, y cuando concluyamos que que estas manipulaciones ocurren, ya estaremos a mitad de camino de poder autoprotegernos.

Si alguien les dice que la privacidad es incompatible con los beneficios del "big data", piensen que en los últimos 20 años, los investigadores han creado tecnologías que permiten que virtualmente cualquier transacción electrónica se realice en formas más preservadoras de la privacidad. Podemos navegar Internet en forma anónima. Podemos enviar correos electrónicos que solo pueda leer el destinatario, y no la NSA [agencia de seguridad]. Podemos proteger incluso la privacidad de la minería de datos. En otras palabras, podemos tener los beneficios del "big data" y proteger la privacidad. Estas tecnologías, claro está, implican una inversión de la relación costo-beneficio para los tenedores de los datos, razón por la cual, quizá, no escuchamos mucho de ellas.

Eso me lleva de vuelta al Jardín del Edén. Hay una segunda interpretación de la privacidad en la historia del Jardín del Edén que no tiene que ver con el tema del desnudo de Adán y Eva ni con sentir vergüenza. Pueden encontrar ecos de esta interpretación en El paraíso perdido de John Milton. En el jardín, Adán y Eva están materialmente contentos. Están felices. Están satisfechos. No obstante, carecen de conocimiento y de autoconciencia. En el momento en que comen el bien llamado fruto del conocimiento, es cuando se descubren a sí mismos. Se hacen conscientes. Logran autonomía. El precio a pagar, sin embargo, es abandonar el jardín. La privacidad, en cierto modo, es tanto el medio como el precio a pagar por la libertad. Y los vendedores otra vez nos dicen que el "big data" y los medios sociales no son solo un paraíso de ganancias para ellos, sino el Jardín del Edén para el resto de nosotros.

Recibimos contenido gratis. Podemos jugar a Angry Birds. Tenemos aplicaciones específicas. Pero, de hecho, en unos años, las organizaciones sabrán tanto de nosotros que podrán inferir nuestros deseos incluso antes de formularlos y quizá hasta compren productos en nuestro nombre antes de que sepamos que los necesitamos. Hay un escritor inglés que anticipó esta especie de futuro en el que cambiaríamos nuestra autonomía y libertad por comodidad. Incluso más que George Orwell. El autor es, por supuesto, Aldous Huxley. En Un mundo feliz, él imagina una sociedad en la que las tecnologías que creamos en principio para la libertad terminan coaccionándonos. Sin embargo, en el libro, él también nos ofrece una salida de esa sociedad, similar al sendero que Adán y Eva tuvieron que seguir para salir del jardín.

En palabras de Savage, recuperar la autonomía y la libertad es posible, aunque el precio a pagar es elevado. Por eso creo que una de las peleas decisivas de nuestros tiempos será la pelea por el control de la información personal, la pelea porque el "big data" se vuelva una fuerza de libertad, en lugar de una fuerza que nos manipule desde las sombras. Muchos de nosotros ni siquiera sabemos que se está dando esta pelea, pero es así, nos guste o no. Y a riesgo de interpretar a la serpiente, les diré que las herramientas para pelear están aquí, la conciencia de lo que ocurre, y en sus manos, a unos pocos clics de distancia. Gracias.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook