Un repartidor de Uber Eats descansa en Vila Madalena, Vila Madalena, en Sao Paulo. Foto: José Soto Galindo

No hace falta señalar lo que el Covid-19 ha dejado claro: una gran crisis económica y una elevada tasa de desempleo en gran parte de las economías del mundo. En Estados Unidos al menos 30 millones de trabajadores han pedido el subsidio por desempleo. México tiene algo más de 20 millones de trabajadores dados de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En lo que va de la crisis por el coronavirus se han destruido casi un millón de empleos; sólo en abril se perdieron 550,000 puestos formales.

Seguir leyendo
Imagen original de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

El gobierno, las empresas, el sistema de salud, las instituciones educativas, financieras y la sociedad tienen en la infraestructura de telecomunicaciones, la radiodifusión y los servicios digitales a aliados extraordinarios para enfrentar la pandemia por la Covid-19 y la recuperación económica de México. La autoridad debe coordinar las acciones necesarias pero sobre todo preservar su sana distancia para que las redes y los servicios se sigan prestando con eficiencia, oportunidad y continuidad.

Desde hace mucho tiempo lo habíamos dicho, pero ahora es evidente que las telecomunicaciones contribuyen a preservar lo más valioso del ser humano: la vida. Ahora, además se demuestra que son herramientas indispensables para garantizar el derecho a la salud, a la educación o el acceso a la cultura y el esparcimiento mientras la población se encuentra confinada en sus hogares.

En la medida en que el coronavirus se ha propagado por el mundo, la tecnología digital y la industria de telecomunicaciones han jugado un papel fundamental para detectar los casos, identificar personas contagiadas, detener la propagación y brindar atención médica a través de plataformas tecnológicas.

Seguir leyendo
Imagen institucional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Foto: Cortesía IMSS

La doctora Ana Paulina Sánchez Palafox sufrió violencia y discriminación contra las mujeres en el IMSS. El Tribunal Federal de Justicia Administrativa ordenó que se le restituya en la residencia en anatomía patológica, de la que fue expulsada en mayo de 2017, tras concluir que las autoridades del IMSS actuaron sin perspectiva de género, sin impulsar un cambio cultural que tenga a la igualdad y la equidad entre hombres y mujeres como principio rector. 

Sánchez Palafox posó en una fotografía en marzo de 2017 al lado de otra doctora residente quien sostiene un pie amputado a un paciente del Hospital de Especialidades 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Monterrey, Nuevo León. “Mi primera pierna papá. Perdone usted si estas imágenes le causan molestia”, tuiteó la otra residente al publicar la fotografía en Twitter. Ardieron las redes. Ardió la prensa. Ardió Mikel Arriola, efímero director del IMSS (febrero de 2016-diciembre de 2018) y posteriormente candidato de ultraderecha nominado por el PRI para gobernar la Ciudad de México.

Seguir leyendo
Nick Couldry y Ulises A. Mejías, autores de The Costs of Connection, durante una charla en el Centro de Cultura Digital de la Ciudad de México, en noviembre. Foto: JSG

Los académicos Nick Couldry y Ulises A. Mejías tienen una teoría: el desarrollo de la tecnología digital ha gestado una nueva forma de colonización, una colonización total a través de la recopilación de los datos. Es un nuevo y enorme despojo, dicen, que sienta las bases de una realidad emergente que supera las nociones hasta ahora descritas de los llamados capitalismo digital, informacional, de vigilancia o de plataformas. Nick Couldry, profesor de la London School of Economics and Political Science, cita a Hegel para explicar que las consecuencias de esta colonización de las personas a través de los datos es una pérdida de libertad, pero sobre todo de la pérdida de nuestra memoria sobre lo que es la libertad. ¿Qué haremos si olvidamos lo qué es vivir en libertad?, se pregunta.

Seguir leyendo
Susana Distancia, personaje creado por el Gobierno de México para difundir consejos y alertas relacionados con la emergencia sanitaria por la Covid-19.

Usted ve anuncios del gobierno o spots de los partidos en la televisión o los escucha en la radio porque existen los tiempos oficiales. El Presidente López Obrador cree que son “propaganda” y se los quiere “devolver” a los concesionarios de los medios electrónicos porque sus negocios atraviezan por un mal momento. Pero usted tiene derecho a recibir información de interés público en la radio y la TV.

Los tiempos oficiales están conformados por los tiempos del Estado y el tiempo fiscal. Los tiempos del Estado son 30 minutos gratuitos dedicados a difundir temas educativos, culturales y de interés social y están previstos en los artículos 251 y 252 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

El tiempo fiscal es un impuesto en especie que se remonta a 1969 y que actualmente son 18 minutos en TV y 35 en radio. En el artículo 17 de la Ley General de Comunicación Social se distribuye el tiempo fiscal en 40% para el Ejecutivo Federal, 30% para el Poder Legislativo, 10% para el Poder Judicial y 20% para los entes autónomos. Según un tuit del Coordinador General de Comunicación Social y Vocero del Gobierno de la República, el Ejecutivo Federal sólo se desprendería de su 40% de tiempo fiscal. Eso quiere decir que el Ejecutivo perdería sus 7.2 minutos en TV y 14 en radio diarios.

Seguir leyendo
Mas articulos

Newsletter

TwitterFacebook