En una entrevista reciente, pregunté al doctor Eugenio Raúl Zaffaroni, ministro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), ¿para qué sirve la policía? Le pregunté en el contexto de las manifestaciones en Estados Unidos contra la violencia de los policías contra la comunidad negra y otras minorías raciales. Por las fechas de la entrevista, Read More

Seguir leyendo
Claudia Sheinbaum Pardo, al encabezar la instalación de un ejercicio de vigilancia y control de la capacidad hospitalaria en la Ciudad de México desde las instalaciones del C5 (Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano), el 29 de abril de 2020.

El Gobierno de la Ciudad de México vigila el movimiento de los ciudadanos a través de sus teléfonos móviles. El objetivo —ha dicho— es entender la manera como se propaga el nuevo coronavirus y responder con acciones de política pública. Puede parecer espeluznante: la vigilancia a través de los teléfonos móviles es una de las formas que más invaden la privacidad de los ciudadanos. Los móviles son herramientas indispensables en la vida cotidiana de sus propietarios y guardan información muy personal y en muchos casos íntima. Pero esta vigilancia tiene sus limitaciones y particularidades. Vamos por partes.

Seguir leyendo
Interior del C5, el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México. Foto: Cortesía C5 CDMX

¿Algo de valor que deje en su vehículo? La pregunta es obligada a la hora de dejar el automóvil en algún estacionamiento público o con algún valet parking en la Ciudad de México. Supone que si no se realiza un inventario urgente de las cosas con valor monetario o emocional, todo lo que quede fuera de la lista podrá desaparecer del vehículo sin derecho a reclamo del cliente. Mi respuesta, a riesgo de parecer el sujeto más mamón del día, es siempre: “Todo lo que está dentro del automóvil, jefe”.

Seguir leyendo

Foto original de Justin Henry. Fue tomada de su cuenta de Flickr: https://www.flickr.com/photos/zappowbang/

La Fiscalía de Puebla solicitó y recibió 1,019 paquetes con datos y metadatos de comunicaciones de usuarios de telefonía móvil durante 2016, información que permite hacer inferencias muy precisas sobre la vida privada de las personas, como determinar los números telefónicos a los que más llama o le llaman o saber dónde pasa las noches habitualmente y cuáles son sus rutinas de desplazamiento dentro y fuera de la ciudad. En el mismo año, la Fiscalía de Puebla obtuvo en 108 ocasiones la geolocalización en tiempo real de equipos de comunicación móviles, esto es la posición geográfica donde se encuentra el aparato en un momento exacto. Las cifras forman parte de los reportes que las operadores de telecomunicaciones de México deben presentar al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) por obligación del Título Octavo de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), que detalla la colaboración de las compañías con las autoridades mexicanas. Seguir leyendo

Mas articulos

Newsletter

TwitterFacebook