La semana pasada les conté que abrí un canal de YouTube para publicar entrevistas sobre privacidad y datos personales, pero también sobre economía digital, comercio electrónico, periodismo. Hoy les cuento que publicaré este newsletter cada martes para compartir los videos de mis entrevistas y comentar alguna noticia. Materia hay de sobra.  Suscríbete a mi canal en YouTube aquí Ver todos los envíos aquí Las entrevistas de esta semana serán con: una vocera del colectivo #NiUnRepartidorMenos, que defiende los derechos […]

Seguir leyendo
Francisco Zea, presentador de Cam Alert: Captura Exitosa, serie de televisión del canal de paga A&E. Foto: Cortesía A&E

Cam Alert no busca fomentar un mejor entendimiento entre ciudadanos que contribuya a la empatía, a la solidaridad y, eventualmente, a una mayor seguridad social. Tampoco produce justicia, sino espectáculo y prejuicios. Y para ello utiliza recursos públicos.

Seguir leyendo
Claudia Sheinbaum Pardo, al encabezar la instalación de un ejercicio de vigilancia y control de la capacidad hospitalaria en la Ciudad de México desde las instalaciones del C5 (Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano), el 29 de abril de 2020.

El Gobierno de la Ciudad de México vigila el movimiento de los ciudadanos a través de sus teléfonos móviles. El objetivo —ha dicho— es entender la manera como se propaga el nuevo coronavirus y responder con acciones de política pública. Puede parecer espeluznante: la vigilancia a través de los teléfonos móviles es una de las formas que más invaden la privacidad de los ciudadanos. Los móviles son herramientas indispensables en la vida cotidiana de sus propietarios y guardan información muy personal y en muchos casos íntima. Pero esta vigilancia tiene sus limitaciones y particularidades. Vamos por partes.

Seguir leyendo
Interior del C5, el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México. Foto: Cortesía C5 CDMX

¿Algo de valor que deje en su vehículo? La pregunta es obligada a la hora de dejar el automóvil en algún estacionamiento público o con algún valet parking en la Ciudad de México. Supone que si no se realiza un inventario urgente de las cosas con valor monetario o emocional, todo lo que quede fuera de la lista podrá desaparecer del vehículo sin derecho a reclamo del cliente. Mi respuesta, a riesgo de parecer el sujeto más mamón del día, es siempre: “Todo lo que está dentro del automóvil, jefe”.

Seguir leyendo

Newsletter

TwitterFacebook / Youtube