Desde que mi vecino se volvió rockero, con guitarra y amplificador en constante actividad, perdí la esperanza en los adolescentes y en el trato comunitario. Por eso me divierte el emo affaire de los últimos días, porque ejemplifica que la ciudad no es lugar para vivir. No me sorprenden los prejuicios: que si los emos Read More

Seguir leyendo

Newsletter

TwitterFacebook