Imagen corporativa de Bitso, un operador mexicano para la compraventa de criptomonedas (bitcoins, litecoins, ethers, trueUSD, manas, BATs, golems, DAIs y XRPs), difundida en su cuenta de Facebook.

Una analepsis es una figura retórica de la literatura que se utiliza para presentar escenas del pasado rompiendo la secuencia cronológica de la obra. En inglés puede compararse con el flashback. Y es justo lo que ocurrió por estos días con la narrativa sobre Bitso, el gran operador de criptomonedas de México y uno de los actores fintech más profesionales y experimentados del mercado local. El 17 de mayo un supuesto hacker puso a la venta documentos con datos personales de clientes de Bitso. La noticia llegó con retraso de 4 años: Bitso confirmó que sufrió una vulneración a sus bases de datos, pero que se trató de un incidente ocurrido en 2016 “que fue analizado y atendido” en su momento, que la información vulnerada pertenecía a clientes registrados antes de junio de ese año, que los datos filtrados eran insuficientes para “ingresar a las cuentas” y, lo más importante, que los fondos estaban asegurados.

Seguir leyendo

Newsletter

TwitterFacebook