El presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa del 7 de abril de 2022, cuando exhibió una factura a favor del periodista Carlos Loret de Mola. Foto: Gobierno de México
El presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa del 7 de abril de 2022, cuando exhibió una factura a favor del periodista Carlos Loret de Mola. Foto: Gobierno de México

El presidente López Obrador por fin lo logró: ha violado flagrantemente la privacidad y el secreto fiscal de Carlos Loret de Mola al exhibir, el 7 de abril pasado, una factura a favor del periodista con información privada y datos patrimoniales. López Obrador estuvo dale que dale y al fin consiguió lo que quería: violar desde la tribuna presidencial los derechos humanos relacionados con la vida privada. El Inai tiene que actuar. 

López Obrador estiró tanto la cuerda que llegó a romperla. En la primera ocasión, el 11 de febrero, el presidente exhibió los supuestos ingresos del periodista en 2021. Era información apócrifa con apariencia de verídica. Una calumnia. No había materia para que el instituto de protección de datos personales, el Inai, actuara con claridad y contundencia.

Entrevista realizada el 15 de febrero de 2022.

Ahora todo es diferente. El presidente, creyéndose impune y por encima de los derechos humanos, exhibió en su conferencia de prensa mañanera del 7 de abril una factura a favor de Loret de Mola, un comprobante fiscal digital (CFDI) auténtico con datos personales del periodista: su nombre completo, su clave en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), el monto total de la operación y la descripción de conceptos. 

Información privada y datos patrimoniales de un ciudadano desde la máxima tribuna presidencial. Un tratamiento ilegítimo de datos personales. Una venganza mediática contra un periodista por sus investigaciones sobre un caso de posible conflicto de interés que involucra a miembros de su familia. Una advertencia de que el presidente es capaz de violar la privacidad y la información personal de cualquier ciudadano.

El derecho a la vida privada sin injerencias arbitrarias y el derecho a la protección de datos personales son derechos humanos. Alguien en la Oficina de la Presidencia de México debería saberlo.

Donde de seguro sí lo saben es en el Inai, la oficina creada para la protección de los datos personales. El Inai está obligado a iniciar una investigación contra López Obrador y, posteriormente, un procedimiento para imponerle sanciones. Si no lo hace, el precedente será espantoso: no por López Obrador —sabemos que el presidente es capaz de muchas aberraciones—, sino por el Inai, porque dejará en duda su papel como órgano garante de la protección de datos personales.

Defender ahora la privacidad de Loret de Mola es defender los derechos humanos de todos los ciudadanos. No se trata de Loret de Mola, se trata de la vigencia del régimen de protección de la vida privada a través del tratamiento legítimo de los datos personales.

López Obrador no debe quedar sin castigo. De otra manera, el mensaje será que se pueden violar un derecho humano sin sufrir consecuencias. El Inai tiene que actuar. 

Suscríbete a mi newsletter sobre privacidad y sociedad de la información: economía digital, comercio electrónico, periodismo. La publico cada martes a las 6am.

Puedes darte de baja en cualquier momento dando clic en el enlace de cancelación de suscripción de mis correos electrónicos.
Acá, mi aviso de privacidad y el de Mailchimp (Intuit), el servicio que uso para el envío de newsletters.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook / Youtube