Los comisionados federales de transparencia y protección de datos personales Óscar Mauricio Guerra Ford y Rosendoevgueni Monterrey Chepov dejarán sus cargos en el Inai el 31 de marzo próximo. Su salida coincide con el peor momento en la relación del Inai con el Gobierno federal y en un contexto de debilitamiento de los órganos constitucionales autónomos, oficinas especializadas en garantizar derechos humanos, regular mercados o diseñar política pública sectorial, además de contrapesos del Poder Ejecutivo.

Guerra Ford y Monterrey Chepov concluyen sus periodos de ocho años en la oficina responsable de garantizar la transparencia a escala federal y de la protección de datos personales que manejan las instancias públicas federales y los particulares. 

Cabe esperar que el Senado, responsable de elegir a las personas que sustituirán a Guerra Ford y a Monterrey Chepov, retrase los nombramientos, como se ha hecho con las personas comisionadas del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que operan con dificultad para cumplir con sus obligaciones constitucionales y con la acumulación de trabajo.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), responsable de vigilar a los agentes del sector de las telecomunicaciones y de diseñar e imponer las reglas de juego, arrancará marzo con un comisionado menos en su pleno. De siete, quedan cuatro. El término del ejercicio de Adolfo Cuevas Tejas, al 28 de febrero de 2022, dejará un tercer asiento vacío en la mesa de decisiones del IFT. Esta oficina tuvo que hacer cambios a sus manuales operativos para que sus decisiones colegiadas tengan legitimidad con el voto de sólo cuatro de los siete integrantes que debería tener.

Lo mismo ocurre en la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), responsable de garantizar condiciones de competencia efectiva en los mercados económicos. La Cofece opera con cuatro de siete comisionados y ya ha pausado decisiones debido a que sus reglas operativas le obligan a contar con el voto de al menos cinco comisionados.

El Senado podría presionar para que se produzcan los nombramientos para cubrir las vacantes, pero no lo hace, permitiendo su debilitamiento por asfixia en sintonía con la posición del presidente López Obrador de que éstos no deberían existir.

El presidente reclama a los órganos autónomos una supuesta inacción ante lo que él considera injusticias, les reclama el presupuesto que requieren para funcionar y los salarios de sus comisionados. Los considera estructuras burocráticas complejas y gigantescas, cuyos resultados no están acordes con sus expectativas, una herencia del “periodo neoliberal”.

El senador Ricardo Monreal Ávila, aliado del presidente en la Cámara alta, ya testeó en 2020 una idea para fusionar las tareas de las autoridades de competencia económica (Cofece), de telecomunicaciones y radiodifusión (IFT) y de energía (Comisión Reguladora de Energía, CRE) en el Instituto Nacional de Mercados y Competencia para el Bienestar (Inmecob).

Le queda poco tiempo al presidente para reformar la estructura legal de los órganos autónomos o para desaparecerlos, si no a todos, sí a algunos. Ya los ha debilitado con restricciones presupuestarias impuestas por sus aliados en el Congreso de la Unión y también retrasando la designación de nuevos miembros para ocupar las vacantes.

Pero la política electoral está dominando las decisiones de gobierno, en un año con consulta de revocación de mandato (10 de abril) y con elección de titulares de las gubernaturas en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas.

Sobre el Inai en particular, López Obrador ha señalado que es un organismo que “los gobiernos corruptos anteriores” crearon “para simular que iban a combatir la corrupción y de que iba a haber transparencia. (…) Es un aparato burocrático costosísimo, un gobierno que le cuesta mucho al pueblo, un gobierno mantenido y bueno para nada”.

La salida de Guerra Ford y Monterrey Chepov coincide con este contexto. Es de esperarse, entonces, que la designación de las nuevas personas comisionadas vaya directamente a la congeladora.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook / Youtube