Ilustración original de Nayelly Tenorio.

La existencia del llamado buró laboral es una posible razón de desempleo. Un buró laboral es una lista negra con el nombre de empleados que tuvieron problemas con sus expatrones y que se ofrece como servicio para seleccionar candidatos a ocupar una vacante. Los usan los departamentos de recursos humanos de las compañías y también lo ha utilizado el gobierno. Su regulación es un verdadero desafío, a pesar de que las listas negras están expresamente prohibidas en la ley laboral.

La Secretaría del Trabajo bajo la dirección de Luisa María Alcalde ha señalado que un buró laboral “tiene una clara tendencia a discriminar a las personas que pretendan emplearse y su libertad de trabajo”.

Durante los años que llevo investigando sobre el tema he recibido muchas comunicaciones de personas que sospechan que no son contratadas ante la posibilidad de estar boletinada en alguna lista negra. Pero la posibilidad de validar que estar boletinado sea la causa de no obtener la vacante es bastante complicada: no existe manera de comprobar que el reclutador negó la posición laboral a un candidato por su estar incluido en una lista negra, incluso si el candidato tuviera acceso a los registros de las listas negras y confirmara su inscripción en ella.

La comunicación más reciente de una persona que no consiguió quedarse con la vacante la recibí el 27 de noviembre de 2021. La reproduzco a continuación:

“Esto me pasó con Bimbo. Pasé todas las pruebas. Ya como último paso me pidió mis documentos, me tomó la foto y me dijo que me iban a dar de alta en sistema y que el lunes me iba a marcar para afinar detalles para que acudiera a la firma de mi contrato el jueves. Hasta ahí todo bien.

“Posteriormente el domingo a las 12:35 de la noche me manda un mensaje diciéndome que checando mis resultados en conjunto se decidió que no. Me quedé atónita, ya estaba todo al  100. No sé porque a la mera hora decidieron eso. De lo que te estoy mencionando, todo lo de los documentos y que me tomara la foto, fue el sábado. Terminó el sábado y empezó el domingo: no creo que ese día se haya decidido. 

“Te menciono todo esto porque demandé a mi expatrón, que era BBVA, y lamentablemente aparezco en Google en un boletín de Conciliación y Arbitraje. Espero me puedas orientar, porque llevo 4 meses sin trabajo y estoy segura de que me discriminaron por ese dato”.

Su historia es muy similar a muchas otras que he conocido con el paso del tiempo, de personas que no encuentran empleo porque han demandado a sus expatrones.

Otra lectora me escribió esto hace unos meses:

“Llevo 7 meses sin encontrar trabajo. Fue a través de una empresa en la que ya había pasado todos los filtros y estaba en proceso de contratación que descubrí que me habían boletinado”.

Aquí otro mensaje más:

“Tuve la suerte de encontrarme en internet una entrevista que realizaste en el 2019 a una comisionada del Inai respecto al buró laboral y me di cuenta de que es posible que yo esté en dichas listas negras, ya que en el 2013 por cambio de gobierno (yo laboraba en una institución de gobierno) fui despedido y obligado a demandar para obtener mi liquidación justa.

“Sin embargo, desde esa fecha hasta hoy, a pesar de buscar empleo, no he sido considerado ni para una entrevista, por esta razón quiero preguntarte si entre tus seguidores o si sabes de alguna persona que me pueda ayudar a verificar si estoy en estas listas negras del buró laboral para corregir mi situación”.

Quienes ofertan una vacante de empleo tienen todo el derecho de aplicar exámenes y validar aptitudes, calificaciones y recomendaciones para seleccionar a quienes consideren la persona candidata ideal para ocupar un puesto. Pero lo que está prohibido en la ley es crear listas negras para discriminar candidatos a partir del prejuicio, como si ejercer un derecho constitucional como es el acudir al juicio laboral para dirimir controversias.

Otros artículos sobre el buró laboral y las listas negras de trabajadores:

Suscríbete a mi newsletter sobre privacidad y sociedad de la información: economía digital, comercio electrónico, periodismo. La publico cada martes a las 6am.

Puedes darte de baja en cualquier momento dando clic en el enlace de cancelación de suscripción de mis correos electrónicos.
Acá, mi aviso de privacidad y el de Mailchimp (Intuit), el servicio que uso para el envío de newsletters.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook / Youtube