Foto original de João Perdigão (flickr@psychojoanes), con licencia CC BY-NC 2.0

En una entrevista reciente, pregunté al doctor Eugenio Raúl Zaffaroni, ministro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), ¿para qué sirve la policía? Le pregunté en el contexto de las manifestaciones en Estados Unidos contra la violencia de los policías contra la comunidad negra y otras minorías raciales. Por las fechas de la entrevista, principios de julio de 2020, también se repudiaba a la policía en México por la muerte de Giovanni López Ramírez en Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, y de Alexánder Martínez en Acatlán de Pérez Figueroa, Oaxaca.

Aquí la respuesta del criminólogo Eugenio Raúl Zaffaroni, autor de por lo menos 10 títulos, entre ellos En busca de las penas perdidas (1989), La palabra de los muertos (2011) y La cuestión criminal (2011), con ilustraciones de Miguel Rep.

—¿Para qué sirve la policía?

—Hay un error conceptual y muchos de mis colegas no lo entienden, por más que es del todo evidente: el poder punitivo no lo ejercen los jueces, el poder punitivo lo ejerce la policía en todo el mundo. Es la función de la policía, de las agencias ejecutivas. Los jueces no salimos a la calle a buscar delincuentes, nos lo traen. Basta pararse en la vereda de cualquier tribunal para ver que para un auto oficial y baja gente esposada, no salimos a buscarla nosotros.

Entonces, la selección secundaria, la criminalización secundaria sobre quién va a caer por el poder punitivo eso lo elige la policía. Son las agencias de ejecución. El ejercicio del poder punitivo lo eligen ellos, los policías. Lo que nosotros los jueces tenemos, cuando tenemos y tenemos que reforzar, es el control jurídico del poder punitivo. Tenemos una especie de semáforo: cuando nos traen a alguien decimos porque le dio un garrotazo al vecino en la cabeza, lo mató, no sé, que pase al poder punitivo, que era un pibe fumando un vaciado de marihuana en una plaza, luz roja, no pase y una luz amarilla cuando tenemos una duda. Esa es la función nuestra.

¿Pero la policía para qué sirve? Para ejercer poder punitivo, sin lugar a dudas, es para eso, y el problema es que cuando la policía se autonomiza empieza a operar por su cuenta y monta una agencia de recaudación autónoma, algunos los llaman corrupción. Desdramaticemos, vayamos a la función económica. Empieza a recaudar por su cuenta al margen del Estado y necesita una coerción también, porque nadie puede recaudar sin coerción. Consecuencia: monta un sistema penal paralelo al oficial y también ejecuta, mata, ejerce un poder punitivo de pena de muerte. Tenemos policías muy letales también en nuestras regiones, con marcada inclinación racista, no sólo es Estados Unidos, pasan cosas peores en nuestras regiones.

En Brasil, por ejemplo, la policía mata adolescentes y con una marcada inclinación racista, con preferencia a los que son ricos en melanina. Y entonces los “chamaquitos” qué hacen, bueno se juntan en lo que es criminalidad de mercado, oferta y demanda de servicios ilícitos en el mercado, los agujeros del mercado, drogas, lo que sea, lo que se llama criminalidad organizada. A mí no me gusta esa expresión porque da la impresión de que hay una criminalidad desorganizada, pero bueno criminalidad de mercado, y esa también monta un sistema de recaudación y monta su propio poder punitivo y esto va introduciendo un caos en la sociedad y entonces aparecen los grupos de autodefensa, las milicias, los paramilitares, que también hacen su propia agencia de recaudación autónoma y su propio sistema punitivo.

Y a algún genio de esos que tenemos en los gobiernos, que son gobiernos muy débiles los nuestros, a algún ejecutivo se le ocurre entonces bajar a las Fuerzas Armadas a la función policial, las Fuerzas Armadas no tienen idea de cómo se hace eso y hace tantas barbaridades, pierden el respeto de la población, terminan siendo también los que hacen la recaudación y ahí jodimos la defensa nacional y debilitamos el Estado, que es lo que quiere el tardío colonialismo financiero. Ése es el programa para América Latina.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook