Ilustración original de Nayely Tenorio para El Economista.

La edición 2020 del Digital News Report es un compendio de malas noticias para la industria de las noticias en México. La confianza en general cayó 11 puntos, a 39%, y particularmente los periódicos y los noticieros de televisión perdieron más de 10 puntos como fuentes informativas. El medio de mayor credibilidad es de origen extranjero: CNN, y el de mayor alcance es Azteca Noticias.

La preferencia en las redes sociales superó casi tres veces la de los periódicos (70% vs 26%). Facebook (+3 puntos a 77%) y YouTube (+2 puntos a 44%) aumentaron su penetración (un mayor uso), a pesar de ser vías para la propagación de noticias falsas (rumores, chismes y desinformación).

La disposición para pagar por el contenido en México apenas creció un punto, a 17%, de acuerdo con el Digital News Report 2020, el estudio más completo sobre el consumo de noticias a escala global.

“La mayoría de las personas no está pagando por el contenido en línea y dada la abundancia de alternativas gratuitas no es claro qué las haría cambiar de opinión. En un mercado así de competido, sólo el periodismo verdaderamente sobresaliente podría convencer a la gente de pagar por las noticias”, dijo Rasmus Nielsen, director del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, citado en el informe.

Y todo esto, en medio de la crisis provocada por la pandemia de la nueva enfermedad de coronavirus, el Covid-19. “La crisis está impulsando una desaceleración cíclica en la economía que perjudicará a todos los editores, especialmente a aquellos cuyo negocio se basa principalmente en la publicidad. (…) Las alternativas de pago de los lectores, como suscripciones, membresías o donaciones, ocuparán un lugar central, pero como lo demuestra nuestra investigación, es probable que esto beneficie sólo a un número relativamente pequeño de medios nacionales altamente confiables, así como a marcas vinculadas con ideologías políticas o de nicho más pequeñas”, dice el informe.

El futuro y la sobrevivencia de los medios, advierte el Instituto Reuters, pasa obligadamente por la construcción de una conexión fuerte y profunda entre los medios de noticias y sus audiencias digitales, basada en la calidad y la confianza en los contenidos.

Credibilidad a la baja

“Las empresas de comunicación afrontan un entorno difícil debido a la recesión económica, así como a la fragmentación y polarización política que se viven en muchos países”, me dijo la doctora María Elena Gutiérrez Rentería, de la Universidad Panamericana Campus Guadalajara, y responsable del capítulo México del Digital News Report. “La pandemia del coronavirus vino a evidenciar la dificultad de la industria informativa a escala mundial, sobre todo para aquellas empresas que no han sabido realizar estrategias disruptivas en sus modelos de negocios conforme lo demanda la nueva dinámica de la economía digital”, añadió la analista.

La credibilidad en México se vio afectada sustancialmente por un ambiente político enrarecido, “preocupaciones acerca de la economía y la violencia criminal”, señala el Digital News Report 2020. En el corto plazo, ninguna de esas tres circunstancias parece que vaya a cambiar para bien.

“El nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador y un ambiente profundamente polarizado han tenido un impacto negativo”, señala este centro de investigación financiado por la casa matriz de la agencia Reuters y embebido en la Universidad de Oxford, en el Reino Unido.

El análisis para México se basa en 2,023 cuestionarios a consumidores de noticias para determinar, entre otras cosas, hábitos de consumo, disponibilidad para pagar por el contenido, principales redes sociales utilizadas y, por supuesto, confianza en las noticias. En total, el Reuters Institute registró las respuestas de más de 80,000 encuestados en 40 países de los cinco continentes en dos momentos distintos: enero-febrero de 2020, antes de la pandemia de coronavirus, y abril de 2020, en pleno confinamiento para contener la propagación de la enfermedad.

“Este estudio pone en evidencia las grandes oportunidades y retos para los profesionales de la información, para los periodistas y para los mismos empresarios”, dijo Gutiérrez Rentería.

Este artículo originalmente se publicó en El Economista el 16 de junio de 2020.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook