Las TIC están transformando la educación porque por vez primera el acceso al conocimiento es democrático, sencillo y puede ser para todos a través de múltiples opciones, incluidas las digitales. Foto: Cortesía TIC A.C.

No debe pasar inadvertida de la recién publicada Ley General de Educación el mandato de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) establezca una Agenda Digital Educativa (ADE). Ahora la educación que imparta el Estado utilizará los avances tecnológicos y la Agenda Digital Educativa “dirigirá los modelos, planes, programas, iniciativas, acciones y proyectos pedagógicos y educativos que permitan el aprovechamiento de las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital”.

Por fin una entidad de la Cuarta Transformación (4T) comprende y toma la delantera en temas digitales; qué mejor que utilizar las TIC para el conocimiento y los aprendizajes digitales. La SEP tiene un plazo de 120 días (antes de que finalice marzo de 2020) para presentar la Agenda Digital Educativa.

Con este mandato de ley, la SEP se coloca a la vanguardia de las políticas públicas digitales sectoriales (una asignatura pendiente de la administración federal, pero también de los estados y los municipios), en este caso para la impartición de la educación. La Agenda Digital Educativa debiera ser un modelo a seguir de otros sectores como el de salud, seguridad pública, energético, turístico o financiero.

Esta Agenda Digital Educativa impulsará las competencias formativas, habilidades y saberes digitales de los educandos y docentes. Promoverá el trabajo remoto y en entornos digitales para favorecer el proceso educativo. El artículo 9 de la Ley General de Educación dice que se deben fomentar diversas opciones educativas, como la abierta y a distancia, mediante el aprovechamiento de las plataformas digitales, la televisión educativa y las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital.

El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió abrir 100 Universidades para el Bienestar en zonas marginadas del país. Sin embargo, no ha reparado que, si llevara la conectividad, las TIC y los contenidos educativos a todo México, en lugar de un centenar de planteles físicos podría hacer de cada uno de los 34.1 millones de hogares en México un aula conectada, y de los millones de dispositivos móviles y computadoras, una plataforma de educación y aprendizaje para cerrar la brecha digital. 

La Subsecretaría de Comunicaciones de la SCT publicó un Plan de Cobertura Social donde identifica zonas de atención prioritaria de cobertura de servicios de telecomunicaciones con criterios de alta o muy alta marginación, presencia de población indígena o distantes de una localidad con conectividad. Si la 4T cumple con lo dispuesto en el artículo 6º de la Constitución de que el Estado garantice el derecho de acceso de todos los mexicanos a las TIC, los servicios de telecomunicaciones, la banda ancha e Internet, con ello también estará impartiendo educación y aprendizaje digital en esas y otras comunidades marginadas, sin necesidad de tantas instalaciones y con la mayoría de las carreras disponibles en línea.

Para el actual ciclo escolar 2018-2019, de un total de 136,475 escuelas de educación básica, 54.3% tiene computadoras pero apenas 37.7% posee conexión a Internet. De 21,010 escuelas de nivel medio superior, 68.8% tiene computadora pero sólo 50.3% posee conectividad, según las Principales Cifras del Sistema Educativo Nacional 2018-2019. ¿Las 100 Universidades para el Bienestar iniciarán con acceso a Internet?

La tarea de la SEP

La Secretaría de Educación Pública (SEP) también deberá proporcionar libros de texto gratuitos de educación básica en formato digital y a través de plataformas de libre acceso. Los planes y programas de estudio en educación media superior promoverán el aprendizaje digital. En tanto que los contenidos deberán consultarse en dispositivos digitales. Para el fortalecimiento de la formación docente, se promoverán acervos digitales en las instituciones formadoras de maestros.

La SEP posee un Programa de Inclusión y Alfabetización Digital (PIAD) sustentado en la Coordinación General @prende.mx. En 2018 disfrutó de un presupuesto de 100 millones de pesos que le permitió habilitar 826 Aulas @prende.mx 2.0 conectadas que atendían a más de 242,000 alumnos por 8,607 docentes. Para 2019 el presupuesto se desplomó a 41.8 millones de pesos y en 2020 será de apenas 42.4 millones de pesos. Como era de esperar, el número de Aulas @prende 2.0 se redujo a 65 que sólo atienden a 20,933 alumnos por 706 docentes. La futura y prometedora Agenda Digital Educativa tendría que fortalecer las funciones de @prende.mx como prioritaria para la educación y el aprendizaje digitales.

México adoptó como un compromiso de Estado la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos. En lo que se refiere a la proporción de jóvenes y adultos con conocimientos de TIC, por increíble que parezca, la habilidad para el uso de computadora personal (descargar contenidos de Internet como música, videos y documentos) ¡disminuyó de 40.3 en 2016 a 39 en 2018!

En otras habilidades digitales como crear archivos de texto, enviar y recibir correos electrónicos, copiar archivos entre carpetas y usar bases de datos, México también retrocedió entre 2016 y 2018, según los indicadores por objetivo educativo y meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible elaborados conjuntamente por la Coordinación de Estrategia Digital Nacional de la Presidencia de la República y el Inegi.

Las TIC están transformando la educación porque por vez primera el acceso al conocimiento es democrático, sencillo y puede ser para todos a través de múltiples opciones, incluidas las digitales. Las aulas, los maestros, los estudiantes y los contenidos se vuelven virtuales y la educación remota. El aprendizaje en línea permite a los educadores “traer la escuela en el dispositivo” y los estudiantes “llevar el dispositivo a la escuela”. Pero las TIC no lo logran por sí mismas, se requieren políticas públicas visionarias. Por eso es de celebrar que por ley la Secretaría de Educación Pública tendrá en menos de 6 meses su Agenda Digital Educativa.

Jorge Bravo es analista de medios y telecomunicaciones

Twitter: @beltmondi

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook