Estatua de Jorge Matute Remus en avenida Juárez esquina Donato Guerra, frente al edificio de la Telefónica Mexicana. Foto original de Beth Escobedo. Licencia Creative Commons BY-NC-ND 2.0.
Estatua de Jorge Matute Remus en avenida Juárez esquina Donato Guerra, frente al edificio de la Telefónica Mexicana. Foto original de Beth Escobedo. Licencia Creative Commons BY-NC-ND 2.0.

Usa guayabera, pantalones flojos y lentes enormes; su rictus es frío, calculador. Es Jorge Matute Remus empujando el edificio de la Compañía Telefónica Mexicana, siempre en la misma posición: mirando una herramienta de albañilería, mientras su mano derecha presiona un muro del inmueble construido en 1928.

Esta descripción se ajusta solamente a la escultura del ingeniero tapatío develada el 25 de abril de 2002, en homenaje a uno de los hombres más emblemáticos de la Guadalajara del siglo XX. Matute Remus fue rector de la Universidad de Guadalajara, alcalde de la ciudad y un gran estudioso del transporte urbano. El verdadero Matute Remus falleció dos meses después de la revelación de la escultura, a los 90 años de edad.

En su guardarropa, que también incluía muchos sacos y corbatas, hubo guayaberas mucho antes de que el presidente Luis Echeverría Álvarez las pusiera de moda entre los funcionarios públicos.

A Matute Remus le queda bien el cliché de hombre adelantado a su tiempo: construyó un carril para transporte subterráneo que fue utilizado 20 años después; ideó el sistema hidráulico que todavía surte agua del lago de Chapala a la zona metropolitana del Valle de Atemajac, y concibió un ordenamiento de las rutas del transporte urbano que sale a colación siempre que se discute sobre el tema en la ciudad.

Jorge Matute Remus, ingeniero. Fue el responsable del desplazamiento del edificio de la Telefónica Mexicana de 1950 en Guadalajara. Foto: Archivo de la Universidad de Guadalajara
Jorge Matute Remus, ingeniero. Fue el responsable del desplazamiento del edificio de la Telefónica Mexicana de 1950 en Guadalajara. Foto: Archivo de la Universidad de Guadalajara

Fue un hombre sencillo y modesto. Prefería vacacionar en las playas de Nayarit que aparecer en la prensa o ser elogiado, como sucedió después de dirigir la más grande hazaña de ingeniería civil que se recuerde en Guadalajara: el desplazamiento de 12 metros de un edificio de 1,700 toneladas, en un movimiento que además incluyó rotación.

Él recordaba la proeza con una anécdota, que en el fondo revela los prejuicios que tuvo que enfrentar en casi todos sus proyectos:

“Lo más complicado fue convencer a las señoras, dueñas de la casa donde se encontraba el terreno que ahora ocupa el edificio, que vendieran su propiedad. Eso sí fue complicado”.

Día 1. En esta serie de fotografías se aprecia el desplazamiento día a día del edificio de la Telefónica Mexicana en Guadalajara. Una pista para apreciarla es seguir la ubicación de las ventanas que dan a Donato Guerra. Foto: Rafael Sánchez Alonso
Día 1. En esta serie de fotografías se aprecia el desplazamiento día a día del edificio de la Telefónica Mexicana en Guadalajara. Una pista para apreciarla es seguir la ubicación de las ventanas que dan a Donato Guerra. Foto: Rafael Sánchez Alonso. Da clic aquí para leer un reportaje de Juan Carlos Núñez Bustillos sobre el desplazamiento del edificio

Cuando siendo alcalde de Guadalajara (1953-1955) planteó con números exactos la posibilidad de trasladar agua desde Chapala para la ciudad, separados por unos 50 kilómetros en línea recta, la prensa no lo podía creer. Se trataba de un tema discutido desde finales de los años cuarenta y nadie lo creía factible. La revista Guadalajara calificó la idea como “descabellada”. Él la hizo posible.

Como rector de la Universidad de Guadalajara (1949-1952) fundó el Instituto Tecnológico, cuyo proyecto incluyó la creación de la Facultad de Arquitectura, que se nutrió de profesores europeos; el primero en llegar fue Mathias Goeritz, a finales de 1949.

En lo único que fracasó, y no fue precisamente su culpa, fue en la reestructuración del transporte metropolitano de Guadalajara. Matute Remus estaba convencido de que no era necesario que todas las rutas cruzaran el centro de la ciudad y, basado en la experiencia de otras ciudades del mundo, creó un “sistema ortogonal”, en el que participaron expertos y representantes de los municipios de la zona metropolitana.

Este trabajo lo realizó al auspicio del gobernador Enrique Álvarez del Castillo (1983-1989) y lo dejó listo para arrancar el 11 de mayo de 1985. Se suponía que los concesionarios del transporte público realizarían un amplio programa de difusión de las nuevas rutas entre los usuarios, pero no obtuvo resultados: en la mañana de ese sábado, la ciudad se volvió un caos. Los usuarios incluso realizaron manifestaciones en protesta del nuevo ordenamiento del transporte.

“Abierto boicot político y económico al transporte urbano”, cabeceó El Occidental en su edición del 12 de mayo. “Desconcierto y dificultades en el primer día de las nuevas rutas”, tituló El Informador. El gobernador Álvarez del Castillo decidió cancelar el proyecto y dejar todo como antes.

En 1988, la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara pidió a Matute Remus un texto para completar el libro Tres aspectos de la historia de Guadalajara. Ahí, el ingeniero, con un tono completamente tapatío, se alzó como profeta:

“Ocupamos del transporte, que es el problema más grave que urbanísticamente se tiene en Guadalajara, como en cualquier ciudad del mundo y, a parte, nada hacemos por nuestra propia voluntad para su corrección. Estamos a punto de que se paralice el movimiento vehicular, paralización que será total algún día”.

Desde 1985, la ciudad no ha tenido un nuevo proyecto integral para reestructurar el transporte urbano.

El ingeniero Matute Remus murió el 6 de julio de 2002, pero la escultura en su honor en la acera norte de la avenida Juárez lo mantiene vivo en la memoria.

El 24 de octubre de 1950, medio centenar de personas comenzó el desplazamiento del edificio de la Telefónica Mexicana (hoy Telmex), en la esquina de Juárez y Donato Guerra, en Guadalajara. Infografía original de Álvaro Merlos, con investigación de José Soto Galindo. Fuentes: Periódico Siglo 21, libro Jorge Matute Remus. Apuntes de su vida y obra, de Gustavo Martínez Fuentes (UdeG, 1996), y Revista de Ingenieros y Arquitectos de Guadalajara AC, de 1951.
El 24 de octubre de 1950, medio centenar de personas comenzó el desplazamiento del edificio de la Telefónica Mexicana (hoy Telmex), en la esquina de Juárez y Donato Guerra, en Guadalajara. Infografía original de Álvaro Merlos, con investigación de José Soto Galindo. Fuentes: Periódico Siglo 21, libro Jorge Matute Remus. Apuntes de su vida y obra, de Gustavo Martínez Fuentes (UdeG, 1996), y Revista de Ingenieros y Arquitectos de Guadalajara AC, de 1951.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook