Los ingredientes están sobre la mesa y basta muy poco para mezclarlos y preparar una noticia falsa que genere psicosis. Hay una sobredosis de corrupción e impunidad que motiva la desconfianza, hay una crisis de inseguridad que rompe vínculos sociales y fragmenta la empatía, hay descrédito en autoridades y medios de comunicación tradicionales que provoca recelo en sus mensajes y hay las herramientas para que cualquier persona pueda distribuir información no verificada a públicos masivos. Un panorama de descontento y malestar social, en medio de la emergencia provocada por el terremoto del 19 de septiembre en la Ciudad de México, fomenta que las noticias falsas circulen con un halo de veracidad peligroso.

A continuación presento un manual de 4 pasos para detectar noticias falsas. Existen suficientes emisores de información y plataformas de distribución que permiten hacer cruces y verificar que algo sea real. Lo cierto es que nada es infalible (por ejemplo, ¿cómo detectar a tiempo que la Marina daba información falsa sobre la inexistente niña Frida Sofía?) y se recomienda, en cualquier caso, actuar siempre con prudencia y responsabilidad.

1. ¿Quién lo dice?

Verifica que quien difunde la información sea una fuente digna de confianza. ¿Puedes confiar en que tiene información de primera mano? ¿Es fiable? Por ejemplo, si te llegó un audio por WhatsApp que asegura que el gobierno ordenó usar maquinaria pesada para retirar escombros, con la única intención de evitar que “huela a muerto”, ¿quién es la persona que grabó el audio? ¿Alguien más difunde la misma información? ¿Esa otra fuente es digna de confianza?

2. ¿La noticia cita fuentes fiables?

Puede ser que quien difunde la noticia no tenga información de primera mano y que cite a fuentes que sí la tienen o que son expertas en sus temas. ¿Quiénes son esas fuentes? ¿Existen? ¿Tienen reputación o saben de lo que hablan? Por ejemplo, si una persona asegura que primero el “equipo americano” y luego el “equipo mexicano” de rescatistas le confirmaron que había dos grupos de cinco y de cuatro niños vivos bajo los escombros, ¿quiénes son esos “equipos” de rescatistas? ¿Existen? ¿Hay manera de confirmar que esos “equipos” se encuentran en el lugar desde el que supuestamente se emite la información?

3. ¿Hay más información disponible?

Busca información relacionada con la noticia que has leído o escuchado. Por ejemplo, si leíste que se cayó un edificio en el cruce de División del Norte y América, en Coyoacán, revisa si la zona presenta más afectaciones, busca más información relacionada con ese incidente. No te precipites: vivimos una situación de urgencia, pero mantener la calma y la serenidad es importante.

4. ¿La información es creíble?

Muchas noticias falsas son inverosímiles pero el momento de emergencia en el que se producen les da una aparente carga de veracidad. Por ejemplo, ¿tiene coherencia que la ONU pronostique un terremoto mayor que el registrado el martes 19 de septiembre? Para empezar, los terremotos no se pueden pronosticar y mucho menos su magnitud ni intensidad. Sé prudente y reflexiona lo que estás leyendo: ¿te suena coherente?

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook