Foto original de Justin Henry. Fue tomada de su cuenta de Flickr: https://www.flickr.com/photos/zappowbang/

La Fiscalía de Puebla solicitó y recibió 1,019 paquetes con datos y metadatos de comunicaciones de usuarios de telefonía móvil durante 2016, información que permite hacer inferencias muy precisas sobre la vida privada de las personas, como determinar los números telefónicos a los que más llama o le llaman o saber dónde pasa las noches habitualmente y cuáles son sus rutinas de desplazamiento dentro y fuera de la ciudad. En el mismo año, la Fiscalía de Puebla obtuvo en 108 ocasiones la geolocalización en tiempo real de equipos de comunicación móviles, esto es la posición geográfica donde se encuentra el aparato en un momento exacto. Las cifras forman parte de los reportes que las operadores de telecomunicaciones de México deben presentar al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) por obligación del Título Octavo de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), que detalla la colaboración de las compañías con las autoridades mexicanas.

¿Sobre quiénes se solicitaron los 1,019 paquetes de datos y metadatos o las 108 posiciones geográficas en tiempo real? Ni cómo saberlo. Lo que hay que considerar es que estos paquetes informativos se realizaron por la vía legal, normada por la LFTR de 2013, precisada por los lineamientos de colaboración con la justicia publicados por el IFT en diciembre de 2015 y acotada por la Suprema Corte en mayo de 2016. Todas la solicitudes corresponden al periodo de Rafael Moreno Valle, quien gobernó Puebla entre el 1 de febrero de 2011 y el 31 de enero de 2017. ¿Existen paquetes informativos sobre las comunicaciones móviles obtenidos de manera ilegal? Sí, de acuerdo con Rodolfo Raúl González Vázquez, exagente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y exespía del equipo de Moreno Valle: se utilizaba equipo para intervenir comunicaciones, se clonaban chips telefónicos y se obtenían datos y metadatos de la comunicaciones, dijo en conferencia de prensa el lunes 28 de agosto, acompañado por el senador Miguel Barbosa Huerta (Morena, Puebla).

La Fiscalía de Puebla no tiene el título de la entidad que más solicitudes de información sobre líneas de telefonía móvil realizó en el 2016, pero se encuentra en el top ten: en el caso de geolocalización se colocó en la octava posición, por debajo de la PGR y las fiscalías de Veracruz, la Ciudad de México, Morelos, Colima, Jalisco y Querétaro. En el caso de datos conservados por las operadoras, fue el decimotercero mayor solicitante, por debajo de la PGR y las fiscalías del Estado de México, la Ciudad de México, Veracruz, Guanajuato, Colima, Morelos, Oaxaca, Chihuahua, Jalisco, Tabasco y Querétaro, según los datos de los reportes de las operadores al IFT, obtenidos vía solicitudes de transparencia. En lo que Puebla sí se encuentra en las primeras posiciones es en la compra de licencias de software de espionaje diseñado por la empresa italiana Hacking Team, por 7.57 millones de pesos, de acuerdo con los correos corporativos de la compañía filtrados y publicados por Wikileaks en julio de 2015 y cuya veracidad nunca fue desmentida por la compañía. Le ganaron el Estado de México (13.83 millones de pesos) y Jalisco (13.21 millones).

En un reporte sobre el estado de la vigilancia en México de la organización R3D, muy activa en estas fechas documentando casos de espionaje con el software Pegasus de la israelí NSO Group, se informa que entre 2013 y 2015 el ministerio público de Puebla sólo integró 55 averiguaciones previas en las que incluyó el resultado de medidas de vigilancia de comunicaciones y sólo en 8 casos ejerció acción penal, apenas 14% del total. ¿Qué pasó con el resto? Ni cómo saberlo.

La denuncia del exespía González Vázquez (en medios y ante la PGR, expediente FED/SEIDF/CGI-UE/0001938/2017) podría ser “ridícula”, como la calificó el senador Javier Lozano Alarcón (PAN, Puebla), pero apunta a un gobierno que en materia de vigilancia de las comunicaciones caminaba como pato, graznaba como pato y nadaba como…

Este artículo originalmente se publicó en El Economista el 4 de septiembre de 2017. La foto de este post es original de Justin Henry. Fue tomada de su cuenta de Flickr.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook