Telecomunicaciones.

Confirmado. Donald Trump sí renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México. Mucho ha cambiado desde 1994 cuando entró en vigor el acuerdo: entonces se buscaba eliminar gradualmente las barreras físicas al libre comercio; hoy además existen las barreras digitales.

Hace 23 años Internet no figuró en las negociaciones del TLCAN; actualmente, la mayoría de las transacciones son electrónicas e Internet ha reducido los costos de transacción y la distribución de bienes y servicios, pero aún existen asimetrías entre las tres economías.

Un estudio de Mediatelecom elaborado por Efrén Paéz encontró que de los ingresos totales del servicio móvil en Norteamérica, los operadores de telecomunicaciones de Estados Unidos generan 89%, Canadá 6% y México 5 por ciento. De ese tamaño es la (des)proporción, lo cual evidencia que los proveedores de Estados Unidos no requieren estímulos adicionales.

JORGE BRAVO EN ECONOMICÓN: Borrachera de video y espotificación de la TV

La “excepción cultural”, la cláusula que permite la protección de las industrias culturales y de contenidos (adoptada por Canadá en 1994), hoy tiene una nueva significación en la red de redes. A diferencia de hace casi cinco lustros, hoy en Internet circulan películas, series de televisión y todo tipo de comunicaciones y cultura. Sin embargo, la mayoría del contenido más visitado en México desde la red todavía se encuentra fuera del territorio nacional.

A diferencia de otros sectores, en telecomunicaciones México tiene un ligero superávit con respecto a Estados Unidos, debido a que son tecnologías bidireccionales. En 2015, México importó 157,200 millones de dólares en servicios de telecomunicaciones, en tanto que exportó 159,400 millones de dólares (OMC-Banco Mundial).

En México los sectores de radiodifusión y telecomunicaciones contribuyeron en 2015 con 3.3% del PIB, superior a la contribución en Estados Unidos (2.7%) y Canadá (2.1%) (IFT). A diferencia de otras actividades económicas que no son del interés de Trump, las telecomunicaciones sí son estratégicas para Estados Unidos en términos económicos y de ciberseguridad. La entrada de AT&T al mercado mexicano de comunicaciones móviles dinamizó la competencia, inyectó 3,000 millones de dólares de inversión en redes 4G, eliminó el roaming en Norteamérica y redujo las tarifas de telefonía móvil 32.4% entre junio de 2013 y diciembre de 2015.

Cualquier renegociación del TLCAN debe reconocer el derecho fundamental de acceso a las TIC; la protección de la privacidad y de los datos personales; la encriptación de las comunicaciones digitales; la autorización expresa de los usuarios mexicanos para que las empresas tecnológicas utilicen sus datos; permitir el llamado “Cross Border Portability”, que consiste en que cualquier contenido (video, música, publicaciones) descargado en plataformas pueda ser consumido en México, Estados Unidos y Canadá sin restricciones tecnológicas artificiales; igualdad regulatoria para que en los tres territorios se fomente la convergencia, la inversión por infraestructura, los fondos de acceso universal, las políticas públicas y las agendas digitales para garantizar el derecho de acceso a las TIC y la banda ancha.

JORGE BRAVO EN ECONOMICÓN: Chivas TV: batalla por los derechos deportivos

México es la segunda ruta de llamadas telefónicas salientes de la Unión Americana. Desde el territorio estadounidense se generaron 20,000 millones de minutos en 2014, 23.7% del total de llamadas internacionales, sólo superado por India y por arriba de Canadá y la Unión Europea. Los operadores estadounidenses facturaron ese año 394 millones de dólares de llamadas hacia México, el país más rentable, 10.8% del total de los ingresos por llamadas internacionales (FCC). Los cinco grandes proveedores de Estados Unidos (AT&T, Sprint, Verizon, IDT Telecom y Reliance) facturaron 71 centavos de cada dólar por llamadas internacionales (2014).

Una asimetría comercial consiste en que la reducción de las tarifas de interconexión en México beneficia a los proveedores de Estados Unidos, los cuales no necesariamente reflejan esas disminuciones a sus clientes, los paisanos radicados en Estados Unidos que llaman a sus familiares en México. Un estudio de CAF señala que “todos los operadores de redes de larga distancia cuentan con al menos un puerto internacional de cruce fronterizo terrestre con Estados Unidos. Al menos en tráfico de voz, México-Estados Unidos es la ruta de mayor volumen en el mundo”.

En cuanto a Internet, gran parte del tráfico de México es intercambiado en Estados Unidos, lo cual encarece las comunicaciones. Los sitios de Internet más visitados en México son Facebook, Google y YouTube; sólo los dos primeros tienen un sitio en el país. Ver videos en YouTube significa que el tráfico atraviese la frontera y lo encarece.

JORGE BRAVO EN ECONOMICÓN: Televisión: cita con el destino digital

México generó en 2016 un promedio mensual de 1,174 PetaBytes. 95% del tráfico de Internet se origina a partir de computadoras personales y el 5% restante constituye tráfico móvil. 84% del tráfico de Internet en el país es internacional, generando costos de transporte en beneficio de los IXP ubicados en Estados Unidos, en tanto que sólo 16% del tráfico queda hospedado en el país. Ese costo de transporte de tráfico hacia sitios hospedados en Estados Unidos encarece el precio final de la banda ancha.

Estas y otras propuestas pueden consultarse en un esfuerzo conjunto de El Economista y el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU), dirigido por Eduardo Cruz, para un nuevo tratado comercial con Estados Unidos, como parte de las consultas públicas iniciadas por la Secretaría de Economía. Las redes de telecomunicaciones tienen un componente tecnológico y económico, pero lo relevante es que por ellas circula cultura, contenidos, comunicación, información… Eso es lo que cambió de 1994.

Jorge Bravo es analista de medios y telecomunicaciones.
Twitter: @beltmondi

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook