Oroxxo. Gabriel Orozco, Kurimanzutto, Ciudad de México, 2017.

Gabriel Orozco, Kurimanzutto, Ciudad de México, 2017. Más información en Kurimanzutto.

  1. Me mudé a la colonia Jardines del Sur hace 16 años y desde entonces hay un Oxxo cruzando la calle. He visto abrir y cerrar al menos diez tienditas de abarrotes, fruterías y cremerías en sus alrededores, excepto la tiendita de Doña Rosa, y supongo que sobrevive porque su libretita nos fía.
  2. Existen 14,700 oxxos (algunos pocos en Colombia). Se abren 2.6 tiendas cada día. Multiplicando, la cadena de Fomento Económico Mexicano S.A. (FEMSA) habría hecho quebrar 147,000 pequeños negocios en 16 años si todos esos oxxos estuvieran en 14,700 jardines del sur.
  3. Pensando en la definición de Marc Augé sobre los “no lugares” como esos espacios que no mantienen identidad y que no son relacionales e históricos, tiendo a pensar que un Oxxo es un no lugar. En los no lugares de Augé, los individuos se relacionan con textos e indicaciones y no con otros individuos; creando una idea compartida entre sus usuarios, una anónima a partir del aislamiento y la similitud mediante, por ejemplo, un letrero o una cajera recitando lo mismo a todos sus clientes sin hacer diferencias entre ellos. En 16 años he conocido a más de 30 familias encargadas de esta tienda de conveniencia y siempre los he apodado “Don Oxxo”, “Doña Oxxo” y “Oxxitos”, a su vez, esas familias me han apodado “la de los Delicados” y/o “la de las cervezas o cigarros o gatos o periódicos”, incluso “la señora a la que siempre se le olvidan las llaves” o “la que nunca trae dinero.”
  4. Marina comenta en su libro Picasso, mi abuelo, que cuando lo visitaban en su taller, el artista les creaba animales de origami para que jugaran. Al finalizar la visita, uno de los ayudantes del genio malagueño revisaba todos los bolsillos de los nietos buscando los juguetes de papel, explicando que esas eran obras de arte del maestro.
  5. Recuerdo un capítulo de Los Simpsons: Homero pasea por un centro comercial donde todos los locales son Starbucks excepto uno que presume un gran letrero: “Próximamente aquí un Starbucks”. Si Homero paseara por México en lugar de esas cafeterías habría oxxos.
  6. “Del 1 de diciembre de 1961 al 31 de enero de 1962, Claes Oldenburg operó un ambiente-estudio-galería en una tienda en el 107 de East Second Street, The Store. Un inventario con fecha de diciembre de 1961 enlista más de cien artículos, incluyendo pinturas y objetos en la forma de productos de consumo, como comestibles, ropa, joyería y materiales impresos; el artículo más caro, a 899.95 dólares era Bride Mannikin (Maniquí de novia), y el más barato, a 24.98 dólares era Cube Pastries (Pasteles en cubo). Con un control estricto del suministro y la demanda, Oldenburg resurtiría los artículos sólo después de hacer una venta”. Tomado de: Campos de acción: entre el performance y el objeto, 1949-1979. Alias Editorial. México, 2012. Página 140.
  7. Hace algún tiempo El Deforma anunció que se abriría un Oxxo dentro de un Oxxo. Hoy en Facebook la gente se pregunta si la última exposición de Gabriel Orozco no será una nota de El Deforma. Detesto que le llamen “Oroxxo”.
  8. Desde mediados de los noventas Gabriel Orozco ha trabajado con pintura como exprimiendo teorías y tentativas pictóricas, cromáticas y geométricas. Desde su Atomista hasta la eterna serie de variantes del Árbol del samurái. el artista comienza pintando círculos y vértices desde el centro en rojo, azul, dorado y blanco, inspirado en la perfección de los árboles, el movimiento dimensional del caballo de ajedrez e incluso la teoría de la relatividad, entre otras ideas. “Si piensas en términos esféricos tienes que combinar tanto el punto de fuga como el de gravedad. Esto también genera movimiento, movimiento de órbitas o centrífugo, una especie de turbulencia, lo cual explica por qué la esfera o el círculo son la mejor forma para mí de mostrar los puntos de gravedad y de fuga”, explicó Orozco a Benjamin H. D. Buchloh del 2004 en el Goethe Institute de Londres.
  9. El caballo de ajedrez es la única pieza que puede “saltar” a otra pieza. Aunque pensándolo bien las piezas siempre tienden al salto, de lo contrario, resultaría bastante aburrido recorrerlas sin despegarlas del tablero.
  10. En 1961 Piero Manzoni depositó 30 gramos de su mierda en cien latas. Merda d’artista sólo muestra la lata y una etiqueta redactada en italiano, alemán, francés e inglés. Cada lata se vendía al precio del gramo de oro del día en que se hacía la transacción. Además de las lecturas alquímicas, dadaístas e incluso sadistas que le han otorgado a esta pieza, me gusta pensar que Manzoni nos pregunta directamente: ¿todo lo que hace un artista es arte? ¿Todo lo que dice el artista que es arte, lo es? ¿Qué o quién decide lo que es o lo que no es arte? ¿Todo lo que es arte es comerciable? ¿Cuánto cuesta el arte? ¿Quién le pone precio? ¿Qué tan natural y transparente es la transacción del arte? ¿Cuánto debería de costar un Pingüino intervenido por Orozco?
  11. En la tienda de abarrotes que acaba de abrir a media cuadra de mi Oxxo mi cajetilla de Delicados con filtro cuesta 36 pesos, en el Oxxo 42. Alfonso se llama el chico que atiende en el turno vespertino de la tiendita.
  12. Dolores Garnica, Orozo Salita.  Árbol del samurái, enmarcado.

  13. Tengo enmarcado un póster en mi sala con un Árbol de samurái que se utilizó para ilustrar el curso impartido por Orozco en la Cátedra Cortázar, y en el MOMA adquirí varias postales de los mismos árboles para regalar a mis amigos. Orozco, a propósito de su Oxxo, advierte que estas imágenes se han convertido en las más utilizadas para souvenirs sobre su obra, y jugando con esta, su, digamos, “iconografía mercadológica”, el artista intervino los productos que se venden en el Oxxo de Kurimanzutto.
  14. Cada vez que recorro una colonia de ricos me preocupa pensar qué harán cuando se les acaban los cigarros, y es que no hay tienditas ni oxxos, y si los hay, están tan lejos que habría que transportarse en automóvil para no llorar o volverse loco sin nicotina un domingo a las nueve de la noche.
  15. Tomado de Wikipedia: “El postulado de la oferta y la demanda implica tres leyes:
    • Cuando, al precio corriente, la demanda excede la oferta, aumenta el precio. Inversamente, cuando la oferta excede la demanda, disminuye el precio.
    • Un aumento en el precio disminuye, más tarde o más temprano, la demanda y aumenta la oferta. Inversamente, una disminución en el precio aumenta, más tarde o más temprano, la demanda y disminuye la oferta.
    • El precio tiende al nivel en el cual la demanda iguala la oferta.”

    Cierto, sería más adecuado citar directamente a Adam Smith y su La riqueza de las naciones, pero estamos hablando de oxxos. 😉

  16. En el Oxxo de Gabriel Orozco los productos intervenidos tienen un precio de salida valuado por el precio en el mercado de sus obras. Un Árbol del samurái de 55 por 55 centímetros, por ejemplo, cuesta en una galería digital entre 160,000 y 250,000 libras esterlinas (entre cuatro y seis millones de pesos). La segunda tanda de productos intervenidos cuesta la mitad, y así sucesivamente hasta llegar a mil veinticuatroavos de su valor original. De 300 a 3,000 productos. Ahora, si usted sigue pensando que lo que hace Gabriel Orozco es mierda, le daré la razón, pero pensando en la mierda de Manzoni…

Este artículo se publicó originalmente en el blog de Causa Común, una empresa dedicada a la comunicación y la práctica cultural.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook