😰 😰 Rubén Migueles nos trajo la peor noticia de la semana: 24.5 millones de mexicanos tienen un salario mensual inferior a los 5,000 pesos (250 dólares). El dato abarca los empleos en la economía formal y en la informal, lo que incluye a quienes están registrados en el Seguro Social, a los que trabajan por su cuenta y no lo están y a quienes trabajan en los millones de puestos callejeros del país. De acuerdo con los números que publicó Migueles en El Universal, tomados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, el volumen de personas con esos ingresos aumentó en tres millones desde 2012, cuando se contabilizaron 21.5 millones.

💰 ¿Y para qué alcanzan esos 5,000 pesos? Veamos sólo los números para alimentos y comida. La canasta básica alimentaria exigirá 1,292.50 pesos (65 dólares), de acuerdo con un artículo de Excélsior con datos al 31 de enero pasado. Para la renta más barata de una propiedad en la Ciudad de México, con la ubicación más próxima al metro, se necesitarán por lo menos 2,500 pesos (metro Indios Verdes); las siguientes dos se encuentran en el Estado de México: 2,500 pesos en metro Ecatepec y 2,700 pesos en metro La Paz. (Cierto, para rentar no se necesita hacerlo cerca de una estación de metro, pero ayuda a reducir los costos del transporte público.) Con los 1,207.50 pesos (60 dólares) que restan habrá que pagar el transporte público para ir al empleo de salario precario y regresar a casa y cubrir las facturas de agua y luz.

😥 😥 Recupero esta cita de la nota, atribuida a José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económicos: “La precarización laboral es un problema estructural de la economía mexicana, probablemente el más grave porque tiene su reflejo en mayor pobreza o presión para que las personas no puedan salir de esa condición”.

📞 🍅 📡

☎ El Citizen Lab, un centro de investigación de la Universidad de Toronto, reveló el sábado 11 de enero los intentos para instalar software de espionaje en los equipos de comunicación de activistas mexicanos que promueven el impuesto a las bebidas azucaradas. Se trata del software Pegasus, que produce la compañía israelí NSO Group y que asegura que sólo vende a gobiernos y bajo la condición de que su uso sea exclusivamente para actividades relacionadas con la seguridad nacional y contra el terrorismo.

Los blancos de Pegasus fueron Simón Barquera, director de investigación en políticas y programas de nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP); Alejandro Calvillo, director general de la organización Al Poder del Consumidor, y Luis Encarnación, coordinador de la Coalición ContraPESO. Pegasus se instala en los equipos de cómputo cuando el usuario da clic a una liga que dirige al software espía (malware). En el caso de Barquera, por ejemplo, el investigador comenzó a recibir mensajes de SMS perturbadores, del tipo:

"Ere un hijo de tu puta madre Simon ya vi q sales con mi esposa y no lo niegues xq te tomamos esta foto: [liga al malware"

""Sr. Simon se acaba de accidentar [nombre de su hija], esta muy grave, espero venga, le paso los datos donde esta internada: [liga al malware"

Difícil resistirse a dar clics en las ligas, cuando la primera asegura que hay una foto tuya o cuando mencionan el nombre de tu hija y la relacionan con un accidente. Herramientas discursivas utilizadas por quienes extorsionadores vía telefónica, aplicadas para fines todavía más ruines: incautar los móviles y convertirlos en zombis al servicio de un tercero.

Infografía producida por R3D, que contribuyó con Citizen Lab en la investigación.

Esta infografía la produjo la organización mexicana Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), que contribuyó en la investigación del Citizen Lab. Pueden ver más información en esta liga.

Tan grave está el caso que la revelación mereció la portada del domingo de The New York Times: "El lema de NSO Group es “Hacer del mundo un lugar más seguro”. Pero sus programas espías aparecen cada vez más en los teléfonos de periodistas, disidentes y activistas de los derechos humanos", escribió Nicole Perlroth en el Times.

Ni Coca-Cola ni PepsiCo ni otros grandes de la industria de bebidas azucaradas en México ofrecieron un pronunciamiento directo; lo hicieron a través de ConMéxico, la agencia de cabildeo que representa a la industria y defiende sus intereses ante legisladores y gobiernos.

😃 😃 😃

✊ Y para no dejarlos tan tristes, les dejo estas sugerencias de Pictoline que aplican para todos los que realizan una actividad profesional, sobre todo ligada a la creatividad y el conocimiento. Las sugerencias están basadas en información de un artículo de Fast Company de 2014. El más importante: rechaza el trabajo no remunerado; no regales tu tiempo ni tu saber hacer, porque no sólo te perjudicas a ti mismo sino que contribuyes a fortalecer un ambiente donde no se valora el trabajo o se devalúa.

🏆 🏆 Y esta foto ganadora del World Press Photo, tomada por Kai Oliver Pfaffenbach de Thomson Reuters durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Usain Bolt, un paso adelante de sus competidores, sonríe en el último tramo de la prueba de los 100 metros planos.

Usain Bolt. World Press Photo. Kai Oliver Pfaffenbach de Thomson Reuters. The New York Times.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook