⚡⛽⚡ Más allá de las protestas por el aumento en el precio de los combustibles (14.2% de aumento para la gasolina Magna, de 87 octanos; 20.1% de la gasolina Premium, de 92 octanos, y 16.5% del diésel), la gran imagen de la primera semana del año en México la forman los saqueos a tiendas departamentales. Jóvenes y adultos cargando televisores y refrigeradores, en una avalancha de hurto masivo sin razón aparante. De acuerdo con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (Antad), hasta el jueves al mediodía se contaban 370 tiendas saqueadas desde el martes 3 de enero.

Aún es prematuro para sacar cuentas sobre las pérdidas económicas por los saqueos; muchos negocios han cerrado sus puertas por temor a que se produzca un saqueo en sus instalaciones y, sólo en la Ciudad de México, se calcula que suman 52 millones de pesos las ventas no efectuadas.

En Economicón: Aumento del diésel y la gasolina: motivos para la especulación

✍ Un colega me recordaba la teoría antropológica de René Girard (Aviñón, 1923) y el “deseo mimético”, sobre la necesidad de liberar la rivalidad acumulada en el ámbito social como una especie de purga que permite a las comunidades seguir funcionando. A mí, más torpe en términos filosóficos, sólo me vino a la mente la violencia absurda, sin sentido, de La Naranja Mecánica, la novela de Anthony Burgess llevada al cine por Kubrick en 1971.

🌵 “En La Naranja Mecánica, Burgess capturó a sus protagonistas delincuentes completamente ajenos a las motivaciones políticas, pero sin dejar de enfatizar sus acciones como simple oportunismo”, escribió Gautam Malkani en un artículo de 2011 en el FT.com sobre las protestas en Londres, que se distinguieron por una rapiña concentrada en artículos de lujo y electrodomésticos [en inglés]. Sin la estética refinada de los amigos de Alex, lo que hemos visto esta semana en México es una revuelta inédita llena de rumores y psicosis, de grupos sociales que parecen cobrarse el aumento a los combustibles con lo que puedan llevarse de las tiendas.

Saqueos en México, 2017. Foto AP. Tomada de El Economista.

🚦🚦

🚘 La otra noticia fue la cancelación del proyecto de Ford de construir una nueva fábrica en San Luis Potosí, México, para la que había proyectado 1,600 millones de dólares, y su anuncio de invertir 700 millones de dólares en Michigan para la ampliación de sus operaciones. “Nos alientan las políticas pro crecimiento que han indicado que impulsarán el presidente electo Trump y el nuevo congreso”, dijo Mark Fields, director ejecutivo de la compañía, en una nueva confirmación de que el republicano hace temblar a grandes y chicos.

Habrá que esperar cosas todavía mayores de parte de Mr. Trump, considerando que el anuncio Ford, que se une a la cancelación de noviembre de Carrier de trasladar su producción de Indiana a México, se han realizado apenas en el periodo de transición presidencial. Trump asumirá el cargo el 20 de enero y, desde el 8 de noviembre pasado, cuando ganó la elección, parece un presidente en funciones que gobierna a través de mensajes en Twitter.

😐😐

En el plano internacional —y en un tema que nos interesa en Economicón: la rendición de cuentas y el combate a la corrupción—, algunos países de América Latina emprendieron serios controles para sancionar, inhabilitar y exigir resarcimiento a la empresa brasileña Odebrecht por el pago de sobornos en 10 países de la región para conseguir contratos públicos. De acuerdo con una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la mayor constructora de América Latina pagó por lo menos 735 millones de dólares en sobornos a políticos, representantes de partidos políticos y funcionarios públicos. Odebrecht aceptó pagar 3,500 millones de dólares de multa para cerrar la investigación, que llevan de manera conjunta Estados Unidos, Brasil y Suiza.

De acuerdo con lo que se difundió del acuerdo judicial entre Odebrecht y la justicia estadounidense, la compañía brasileña reconoció las siguientes cantidades como pagos de sobornos por país:

Brasil, 349 millones de dólares.
Venezuela, 98 millones de dólares.
República Dominicana, 92 millones de dólares.
Panamá, 59 millones de dólares.
Argentina, 35 millones de dólares.
Ecuador, 33.5 millones de dólares.
Perú, 29 millones de dólares.
Guatemala, 18 millones de dólares.
Colombia, 11 millones de dólares.
México, 10.5 millones de dólares.

🇧🇷 Para el caso brasileño, conocemos buena parte de las consecuencias: los testimonios de Marcelo Odebrecht —ex presidente y ex director general de la compañía y quien purga una condena de 19 años de prisión por corrupción—, han sido indispensables para el procesamiento judicial de decenas de políticos. Entre ellos se encuentra el ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, arquitecto del juicio político que sacó a Dilma Rousseff de la Presidencia de Brasil el 31 de agosto de 2016. La compañía ha tenido que poner a la venta decenas de activos en Brasil y en otros países, para hacer frente a las implicaciones por los esquemas de corrupción que operó para ganar contratos.

Esta semana, las noticias vinieron de los siguientes países:

🇵🇪 En Perú, la fiscalía anunció el jueves un acuerdo para que Odebrecht restituya el dinero de los pagos ilícitos (el término lindo para cochupos, coimas, mordidas…). Se trata, según detalló la fiscalía, de una primera parte del pago de resarcimiento, que se produce incluso antes de que se dicte una eventual sentencia contra la compañía. El acuerdo incluye además la obligación de que Odebrecht comparta información para las investigaciones.

🇪🇨 En Ecuador, el gobierno de Rafael Correa prohibió la firma de nuevos contratos con Odebrecht. Según información pública, Odebrecht sólo tiene un contrato activo, el de la segunda fase de la Línea 1 del Metro de Lima.

🇲🇽 En México…😱 en México… básicamente no ha pasado nada. A pesar de que la compañía reconoció ante la justicia estadounidense el pago de 10.5 millones de dólares en sobornos a funcionarios del país. Las reacciones han sido menores y, entre lo poco que tenemos, son comunicados de prensa de Pemex y de la Secretaría de la Función Pública de que están recabando información para analizar a profundidad el caso.

Los países donde Odebrecht pagó sobornos para ganar contratos. Infografía de Alejandro Ríos para El Economista.

Nos leemos la próxima semana.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook