Mapa electoral condado por condado, elecciones presidenciales en Estados Unidos 2016.

"This was tough. This political stuff is nasty, and it is tough", dijo Donald Trump al celebrar la victoria en las elecciones presidenciales del martes 8 de noviembre en Estados Unidos. A mi gusto, la frase del candidato republicano resume toda su campaña electoral y describe por qué los votantes estadounidenses se inclinaron por su propuesta: "Esta cosa de la política es desagradable, y es complicada".

Los ciudadanos están votando con el estómago y no con la cabeza. Cuando en el primer debate presidencial preguntaron a los candidatos cómo pensaban solucionar la violencia callejera y frenar los abusos policiacos contra la población negra en Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton ofreció una tesis doctoral sobre los prolegómenos del racismo en la aplicación de la justicia; Trump, fresco y arrogante, sólo prometió "Law and order", la aplicación de la ley con mano firme.

Los resultados de la elección son una bofetada al establishment, a los formatos tradicionales, a la misma historia de siempre. ¿Trump los va a resolver? Eso no está claro, ciertamente: se trata de un personaje absurdo, mentiroso y, sobre todo, impredecible. Este mapa de resultados electorales, condado por condado, lo explica gráficamente: Trump logró movilizar al electorado enojado y hastiado; los demócratas, con todo y la ayuda de los Obama que volvió a Clinton la candidata incumbente, fueron incapaces de sacar a los votantes de su casa; ni afroamericanos ni jóvenes ni latinos acudieron a las urnas en la cantidad suficiente para inclinar la balanza.

Acá pueden leer la transcripción del mensaje de victoria que Donald Trump ofreció la madrugada del miércoles en el hotel Hilton de Manhattan.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook