El periodismo también fracasó completamente al reflejar las preocupaciones y problemas del núcleo de Trump: hombres blancos enojados, sub-empleados del centro del país. Si los medios de comunicación hubieran hecho un mejor trabajo en reportar —y luego informar— sus visiones del mundo, me pregunto si Trump y sus promotores hubieran encontrado un terreno fértil para sembrar división, miedo, ignorancia e intolerancia. Si mi partido, los demócratas, hubieran hecho un mejor trabajo en escuchar y atender sus preocupaciones, ¿podrían también haber mitigado el atractivo de Trump?

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook