Grupo Reforma, que se distingue por mantener propuestas arriesgadas para sus contenidos digitales, utilizó un drone para la cobertura de las manifestaciones del domingo 1 de septiembre en la ciudad de México.

Un drone es un vehículo aéreo no tripulado, desde un helicóptero de pequeñas dimensiones hasta un gran aparato para el monitoreo de plataformas petroleras o el control de incendios. Su característica principal es el bajo costo de su producción. Los Occupy Wall Street usaron un drone de manufactura casera en 2011, para dar visibilidad a las protestas del 99%, y distintos cuerpos de defensa nacional utilizan otros más sofisticados para el espionaje o la guerra.

En el caso de Reforma, el grupo contrató los servicios de Drones Skycam, una compañía mexicana de “profesionales en filmación aérea con equipos no tripulados”, como se apellidan en su sitio web. Se trata de la primera incursión de un medio de comunicación de México en utilizar drones para dar seguimiento a un hecho noticioso.

Drones Skycam ofrece servicios de video y fotografía aérea para actividades industriales, de construcción, ingeniería civil o evaluación de daños y rescates en zonas siniestradas. Y ahora, con Reforma, para la producción de contenidos informativos y de interés público.

En junio pasado, el grupo Folha de Sao Paulo cubrió las protestas por un mejor servicio de transporte público en Brasil; los resultados fueron excelentes, tanto que motivaron una iniciativa legislativa para regular el uso privado de drones en el país.

Esta tecnología, que puede replicarse en un garaje con manuales descargados desde Internet, permite mantener actividades de monitoreo y vigilancia sobre prácticamente cualquier territorio. Y, como ahora demuestra Reforma y como lo hizo Folha en junio, ofrecer coberturas aéreas de situaciones en la vía pública.

Tiene implicaciones legales, por supuesto, como su utilización para el espionaje de actividades privadas (videograbar a través de la ventana del vecino, por ejemplo), perseguir el derrotero de una celebridad o un funcionario público o monitorear el comportamiento de las personas en una sucursal bancaria.

Los drones son una realidad, en la que pronto todos nos veremos involucrados y Grupo Reforma dio un paso en ese futuro que comenzó hace algunos años.

Este artículo se publicó en El Economista el 4 de septiembre de 2013.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook