gizmodo-gif-3d-darla-buscando-a-nemo

El entorno es alentador: una tasa de crecimiento anual de dos dígitos desde el 2007, un incremento sostenido del número de usuarios de internet (40.6 millones al 2011, según la Amipci) y un mayor empoderamiento de la clase media.

Los medios de pago se fortalecen y se encuentran nuevas formas para facilitar al usuario la compra de bienes o la contratación de servicios a través de internet; los planes de conexión de las operadoras se diversifican y abaratan, y aumenta exponencialmente el número de dispositivos conectados a internet (computadoras, teléfonos móviles, tabletas, e-readers).

“Del 2010 al 2012, la industria del comercio electrónico se duplicó. Pocas industrias pueden hablar de estos saltos”, dijo Mauricio Braverman, vicepresidente ejecutivo de la Amipci y vicepresidente de productos de Visa International México, en la presentación del Estudio de Comercio Electrónico 2012 este martes.

Año Ventas totales * Variación
2007 10400 98.00%
2008 19700 89.00%
2009 24500 24.00%
2010 36500 49.00%
2011** 54500 49.00%
2012*** 79600 46.00%
* Cifras en millones de pesos
** Actualización al 6/11/2012
*** Proyección

Entonces, ¿dónde están los peros?

1: En que apenas 1 de cada diez personas realiza compras por internet en México (14 millones), debido principalmente a tres factores: desconocimiento del entorno digital, baja penetración de servicios financieros (en particular acceso a medios de pago), y

2: En que la oferta crece a un ritmo moderado y permite que un sólo rubro concentre las operaciones: el turismo, con la compra y venta de pasajes de avión y la reservación de habitaciones de hotel como los principales productos o servicios adquiridos (645% y 37% de las preferencias de los usuarios).

3: Y en que Brasil, ese gigante que nos ve sobre el hombro, supera por lo menos tres veces el volumen de comercio electrónico de México con menos del doble de usuarios de internet (78 millones al 2011); que cuenta con mayor oferta local y permite más facilidades para realizar pagos desde el entorno digital.

En el 2011, 32 millones de usuarios brasileños hicieron que el sector facturara 11,000 millones de dólares, casi tres veces la cifra reportada en México, de 4,100 millones de dólares. Y eso que el dato de Brasil no incluye las transacciones en sitios de compras grupales, como Groupon o Pez Urbano.

No escatimo las cifras que presentó la Amipci este martes, vuelven a ser alentadoras y reflejan la buena salud del negocio digital y las necesidades crecientes de los usuarios mexicanos en el comercio electrónico.

Pero la escasez de oferta y la baja penetración de los servicios financieros son dos factores fundamentales que retrasan el despegue del comercio electrónico de México, sin contar el acceso a redes de banda ancha y el fortalecimiento de la protección al consumidor en los entornos digitales.

El lado positivo es que el terreno sigue fértil y hace obligatorio que actores locales aprovechen la oportunidad con una oferta de productos y servicios adaptada a los usuarios mexicanos, que una vez que prueban las bondades del comercio electrónico vuelven a realizarlo.

Este artículo se publicó en El Economista el 7 de noviembre de 2012.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook