Tres servicios digitales encabezan las tendencias en la generación, distribución y consumo de contenidos noticiosos en la segunda década del siglo XXI: ProPublica, Storify y el agregador Trove, plataformas que combinan el ejercicio tradicional del periodismo con las redes sociales en internet y una fuerte dosis de desarrollo tecnológico digital.

Si en la primera mitad de la década de 2000 vimos a los medios tradicionales ceder su posición monopólica en la producción y difusión de noticias, hacia la segunda mitad registramos el advenimiento de las redes sociales y la confirmación del usuario como punto de partida.

Las fuentes de información se diversifican y la construcción inmediata de la historia es tarea de quien desee contribuir. Los medios para acceder a ella se reconfiguran y la televisión e internet (sitios de noticias, redes sociales, blogs) encabezan las preferencias de los consumidores; la prensa se encuentra en el tercer sitio, según la consultora Oliver & Ohlbaum. Los “bárbaros”, en el sentido de Baricco, aceleran la marcha de actores tradicionales y emergentes.

Por eso llaman la atención ProPublica, Storify y Trove, que en el 2011 ganaron premios señeros del periodismo, se aliaron a plataformas tradicionales o mezclaron tendencias en beneficio de los usuarios. Un punto donde todas las fuentes tienden a converger. Veamos.

ProPublica

Esta web fue fundada en 2008 por la familia Sandler, propietaria de Golden West Financial Corporation, como un sitio de periodismo de investigación sin ánimos de lucro. La dirige un ex redactor en jefe de The Wall Street Journal, Paul Steiger, con el objetivo de generar un periodismo con “trasfondo moral”: defender a los débiles frente a los poderosos y denunciar los abusos del poder político y económico.

En 2010, ProPublica fue el primer medio en línea en ganar un Premio Pulitzer, con un trabajo de investigación sobre la crisis sanitaria que dejó el huracán Katrina en Nueva Orléans (“Las opciones mortales en el Hospital Memorial”, de Sheri Fink). En 2011, refrendó la excelencia de su trabajo en los Pulitzer, con “La máquina de dinero de Wall Street” de Jesse Eisinger y Jake Bernstein, sobre los orígenes de la crisis financiera internacional y la avaricia de banqueros y especuladores.

ProPublica aprovecha las bondades de internet para ofrecer el producto más codiciado, generado con las herramientas tradicionales del periodismo: contenidos de calidad y en beneficio de la democracia.

Trove

Trove es un agregador de contenidos en línea que funciona a partir de una cuenta en Facebook. Es una plataforma que ofrece contenidos personalizados basado en los gustos y las recomendaciones de los propios usuarios, con miles de blogs y canales de noticias como fuentes de información.

Trove no es el único ni el más nuevo agregador de noticias de la red. En los años recientes hemos visto crecer Google Reader, que integra suscripciones a medios digitales; Flipboard, que rediseña la visualización de actualizaciones en redes sociales, o Paper.li, que presenta un periódico con contenidos generados por los usuarios.

La magia de Trove es, precisamente, la integración del perfil en una red social como centro para la selección del contenido. Personaliza las noticias y mantiene actualizaciones inmediatas, con integración permanente con las redes sociales donde participen los usuarios.

Trove es creación de WaPo Labs, el equipo de The Washington Post para la innovación y la experimentación en tecnologías emergentes.

Storify

Bastaron unos meses para que Storify, la plataforma desarrollada por Xavier Damman y Burt Herman en 2010, se convirtiera en una herramienta recurrente para contar noticias a partir de múltiples voces en línea. En Storify se mezclan actualizaciones de Twitter, Facebook, YouTube, Flickr, Instagram o Tumblr, medios sociales que se nutren de contenidos generados por ciudadanos y fuentes tradicionales.

Storify trabaja sobre dos premisas básicas: la colaboración, que Jeff Jarvis califica como una premisa fundamental del futuro del periodismo, y la certeza de que existen voces en las redes sociales que merecen ser recuperadas por la prensa formal. Con Storify se han contado las movilizaciones callejeras de Londres o los recientes debates de los políticos republicanos, los acontecimientos de la Primavera árabe o las manifestaciones contra Wall Street, hasta registrar una media de 6.5 millones de historias vistas cada mes.

En 2011, Storify ganó el Premio Knight-Batten a la innovación periodística, dotado de 10,000 dólares, y fue seleccionado por la revista Time como uno de los mejores 50 sitios web del año. La plataforma es utilizada por medios como The New York Times, BBC o The Guardian, y cuenta con un convenio de colaboración con Breaking News, de la MSNBC.

Este artículo se publicó originalmente en El Economista el 14 de febrero de 2012.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook