Cuervo, BF Goodrich, HBO, Nike, Vans, Adidas, HP e Intel son algunas compañías que patrocinan podcasts en México. Y hay muchas más interesadas en difundir su marca a través de medios alternativos. Se trata de un mercado en crecimiento, que ya comprobó su eficacia en otros países.

El podcast es un formato de publicación de audio en Internet al que los usuarios se suscriben para recibir el material. Es gratis y es para llevar: puede escucharse en cualquier reproductor de MP3. Lo interesante es la mina de posibilidades que abrieron desde su masificación, hace poco más de dos años. Ahora los hay para todos los gustos: aburridos, nerds (geeks, en el vocablo de moda), científicos, musicales, de historia, urbanos, de política, de humor. ¿Se te ocurre algo más? Agrégalo a la lista.

La semana pasada escribí que las radiodifusoras tradicionales se están quedando a la mitad del camino en el tema de los podcasts: no producen contenidos exclusivos para la web y no buscan patrocinios. ¿No lo entienden? La web no se basa en la misma legislación que las ondas electromagnéticas.

Rulo es conductor de Reactor 105 y es parte del mainstream de comunicadores chilangos que incursiona en los medios alternativos. En Reactor, del Imer, mantiene un programa en el plan tradicional, a las ocho de la mañana en el 105.7 de la frecuencia modulada del DF. Y ya: el Imer apenas sube “fragmentos en MP3” de sus contenidos a la web, sin publicidad. En la revista independiente R&R, en cambio, Rulo tiene un podcast de 20 minutos, dedicado a las novedades musicales y patrocinado por la llantera BF Goodrich.

Radio Universidad, de Guadalajara, a diferencia del Imer, sí distribuye materiales completos en formato podcast. Pero se trata de los contenidos ya transmitidos —lo que no deja de ser una fortuna para quienes no pueden sintonizar la estación—, sin patrocinio. ¿Y si Radio Universidad creara contenidos propios para la web, con la estructura de un podcast, podría comercializarlos? Sí: la web tiene otra lógica.

Lo escribí la semana pasada: como los periódicos, las radiodifusoras tradicionales están teniendo problemas para encontrarle posibilidades a Internet. Y eso es una fortuna para los medios alternativos.

Este contenido originalmente se publicó en la red Composta el 26 de agosto de 2007.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook