El comercio electrónico en México creció 59 por ciento en 2006 y se espera que la tendencia sea similar en 2007. El dato es de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci). Según su director general, Enrique Bustamente Rodríguez, el año pasado se realizaron transacciones en línea por 3,800 millones de pesos. Fin de la información.

Respuesta políticamente correcta: “Pues qué padre, la web se afianza como una arena para el comercio en México”. La malaleche: ¿quién le cree a la Amipci?

Por más organismos que participen en ella (bancos, Prodigy-MSN, Axtel, El Universal, Esmas, Google, Estafeta, el Tec de Monterrey, MercadoLibre), la asociación no deja de estar desfasada, sin claridad en sus objetivos y, en consecuencia, sin estrategia.

Para empezar, la noticia no puede localizarse en su página en Internet. Si su fin es estudiar la web, lo mínimo sería mantener un registro detallado de las declaraciones de su director y no obligar a consultar notas tan frágiles como la que publicó Once Noticias, del IPN, y reprodujeron cientos de blogs.

Para abonar a mi escepticismo, recupero un dato del estudio 2006 de la Amipci sobre los hábitos de los cibernautas en México. Según la asociación, 8.5 millones de personas tendrían un sitio web. Si esto es cierto, una de cada once personas de mi cuadra tendría un blog, MySpace, Flickr o Twitter, cuando menos. Esta información reclama un acto de fe, sobre todo cuando el universo de estudio fue de dos mil entrevistados (leer más).

Supongamos que esta vez la Amipci no se equivocó y que en verdad se movieron 3,800 millones de pesos en la red durante 2006. La cifra, por una parte, confirmaría la tendencia de que el mercado en línea crece y se fortalece. Por otra parte, demostraría que México está muy por debajo de mercados como el español, que en 2006 alcanzó un volumen de negocio de 35,742 millones de pesos; 60 por ciento más que en 2005 (información de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones de España. Leer más).

La diferencia entre México y España sería, confiando en la Amipci, de 940 por ciento. Lástima que sólo tengamos la cifra de la Asociación Mexicana de Internet y no sepamos si confiar en ella o, simplemente, tomarla como leyenda urbana. Hoy, por lo pronto, preguntaré en mi cuadra si conocen Twitter.

Este artículo originalmente se publicó en la red de contenidos Composta.net.

Comentarios

economicon

Newsletter

TwitterFacebook